El Consejo de Gobierno de la Universidad de Málaga (UMA) ha celebrado este viernes la primera reunión del nuevo equipo, tras el proceso en el que fue elegido rector José Ángel Narváez. En esta sesión se han aprobado las directrices con vistas a la elaboración del presupuesto para el ejercicio 2016, dado que, con motivo del proceso electoral que se llevó a cabo a finales del pasado año, las cuentas estaban prorrogadas.

Estas directrices ya fueron presentadas por la gerente, María Jesús Morales, ante el Consejo Social el pasado mes de enero. Tras la aprobación en la reunión de este viernes, se procederá a la elaboración del presupuesto, cuyo anteproyecto también habrá de pasar por el Consejo de Gobierno, mientras que el Consejo Social lo aprobará definitivamente.

El último presupuesto de la Universidad de Málaga, el destinado al año 2015, ascendió a 226.353.050 euros, según han recordado desde la institución malagueña, a través de un comunicado.

En la sesión ordinaria de este viernes se ha informado acerca de distintos capítulos presupuestarios, entre ellos el gasto de Personal —autorizado por la Administración autonómica—, y distintos gastos corrientes y financieros.

En este apartado, han destacado la "saludable salud financiera" de la UMA, que, según señaló la gerente, "está permitiendo afrontar los gastos presupuestarios sin recurrir al endeudamiento con entidades de crédito", por lo que no se prevén para este ejercicio intereses de préstamos ni de créditos.

Una novedad radica en los institutos universitarios, que a partir de este año tendrán unidad orgánica diferenciada para que tengan mayor visibilidad, ya que, a juicio del equipo de gobierno, gozan de la entidad suficiente para poseer un presupuesto diferenciado, según han manifestado.

Por lo que se refiere a la financiación de la Administración autonómica, en función de las cuotas de participación de cada institución docente dentro del Sistema Universitario Andaluz de Universidades, la propuesta definitiva de reparto otorga a la Universidad de Málaga algo más de 165 millones de euros.

Las directrices presupuestarias se han basado en la Guía Básica de Consejos Sociales y presupuestos universitarios publicados en 2015 por la Conferencia de Consejos Sociales.

Informe del rector

El rector, José Ángel Narváez, ha iniciado el Consejo de Gobierno con la lectura de un informe en el que, entre otras cosas, ha repasado algunas iniciativas llevadas a cabo en estas últimas semanas, como la creación de un Consejo Asesor de Decanos y un Consejo Asesor de Directores de Secretariado.

También ha anunciado que, después del nombramiento de Diego Vera como responsable de la Fundación General de la Universidad de Málaga (Fguma), ha encargado una auditoría sobre el funcionamiento de este organismo y otra relativa a su situación financiera.

Se realizará, además, un análisis legal para transformar a la Fguma en una fundación pública. Asimismo, se ha encargado una auditoría de cuentas y otra de gestión para el Club Deportivo.

Narváez ha señalado que se está elaborando una nueva Relación de Puestos de Trabajo (RPT) para reorganizar los servicios, según han señalado desde la institución.

Otros acuerdos del Consejo de Gobierno han pasado por la creación de plazas de profesorado —entre ellas, 40 de titular, 10 de asociado y 34 de catedrático—. También ha salido adelante el nombramiento de varios profesores eméritos, memorias de verificación de másteres y el calendario laboral.

Por lo que se refiere a las elecciones a claustro, serán convocadas el 29 de este mes. Las votaciones se producirán el 27 de abril, mientras que el nuevo claustro se constituirá el 9 de junio.

Unificación de centros

Por otro lado, el Consejo de Gobierno ha dado luz verde a la unificación de dos centros, como son la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Industrial y la Escuela Politécnica Superior, que, en principio, se denominaría Escuela de Ingenierías Industriales.

Ambas escuelas comparten actualmente edificio, en concreto en la ampliación de Teatinos; y también profesores, que imparten docencia en titulaciones de los dos centros indistintamente.

Tanto la ETS de Ingeniería Industrial —dirigida por Juan Jesús Fernández— como la Escuela Superior Politécnica —dirigida por Alejandro Rodríguez— habían ratificado ya en Junta de Centro la unificación.

El proceso de fusión acaba de iniciarse y tendrá varios pasos hasta que se cree un centro nuevo. Tras la aprobación por parte del Consejo de Gobierno, deberá conseguir la autorización definitiva de la Consejería de Economía y Conocimiento de la Junta de Andalucía, que tiene las competencias en universidades.

Aprobado el nuevo centro, habrá que celebrar elecciones para constituir la futura junta unificada, que estará formada por 31 personas en representación de alumnos, personal de administración y profesores. El objetivo de la unificación responde al sentir común de los integrantes de las escuelas, con el fin de ser más competitivas, cuidar al máximo la formación, potenciar la investigación y tener, en definitiva, más fuerza.

Consulta aquí más noticias de Málaga.