"El PSOE ha elegido y esa elección no es compatible con Podemos". Es esos términos se ha expresado Iñígo Errejón, portavoz de Podemos en el Congreso, que ha anunciado la retirada de su partido de la mesa de negociaciones con el PSOE tras conocer el contenido del acuerdo que los socialistas han suscrito con Ciudadanos de cara a la investudra de Pedro Sánchez, un acuerdo que "frustra la oportunidad histórica de conformar un Gobierno de cambio".

El equipo negociador de Podemos encabezado por Errejón ha comparecido en rueda de prensa en el Congreso para anunciar la suspensión de sus negociaciones con los socialistas. Errejón se ha mostrado "decepcionado", "defraudado" y con "pesar" con un acuerdo que, a su juicio, no es "ni progresista ni reformista".

El portavoz de Podemos ha dejado la puerta abierta para volver a negociar con el PSOE, pero ya después del 5 de marzo

A su modo de ver, dicho acuerdo "hace las delicias del Ibex 35" y está abocado a propiciar que la investidura de Sánchez sea fallida a no ser que el Partido Popular se abstenga. "El acuerdo está pensado para esperar al Partido Popular", mantiene Errejón.

Para Errejón, "cambio no es sólo sacar a Mariano Rajoy de la Moncloa, sino sacar también sus políticas" y la política económica que muestra el documento -redactado bajo la influencia de Luis Garicano, responsable económico de Ciudadanos- es "hermana gemela de la del Partido Popular" y por tanto "incompatible con los derechos de la mayoría".

"Nuestra obligación es intentarlo hasta el final"

Errejón cree que el documento suscrito por PSOE y C's "bloquea y cierra" una oportunidad política histórica, aunque afirma que Podemos sigue con la mano tendida para formar "un Gobierno plural de cambio" que legisle a favor de "aquellos que peor lo han pasado durante la crisis".

Errejón ha señalado  que tras el debate de la semana que viene "se abre otro tiempo" y Podemos mantiene su compromiso de seguir intentando un gobierno de cambio. El portavoz de Podemos ha dejado la puerta abierta para volver a negociar con el PSOE, pero ya después del 5 de marzo, si se da el caso de que Sánchez fracase en su intento de ser investido.

Errejón avisa a Sánchez que no puede seguir manteniendo la ficción de negociar a dos bandas con dos formaciones contradictoriasErrejón ha lamentado que el PSOE quiera "figurantes en lugar de socios", pero deja una puerta abierta a la "esperanza" ya que "si hay voluntad política habrá un Gobierno de cambio" porque "hay condiciones para ello".

"Nuestra obligación es intentarlo hasta el final y lo vamos a seguir haciendo", ha admitido el dirigente de Podemos, quien ha matizado, sin embargo, que con este documento firmado de PSOE y Ciudadanos es acuerdo es "extraordinariamente difícil".

La razón por la que Podemos se levanta hoy de la mesa cuando ayer mismo seguía dispuesto a continuar dialogando no es otra, ha afirmado Errejón, más que la de haber leído el documento del acuerdo que es "incompatible" con lo que ellos defienden, ha reiterado.

Además, ha advertido al líder del PSOE, Pedro Sánchez, de que no puede "mantener la ficción" de negociar a dos bandas con formaciones que tienen "caminos contradictorios". "Esa ficción se rasga porque llega un momento de bifurcación y hay que elegir. Y el señor Sánchez ha elegido", ha recalcado.

Los motivos de la ruptura

Entre los motivos para la ruptura de las negociaciones, Errejón ha citado la "reforma laboral encubierta" que a su juicio tiene el texto, así como el hecho de que no se suba el salario mínimo interprofesional y por el contrario se subvencione a los empresarios que paguen los "peores salarios".

También echa en falta que no haya un compromiso explícito en el texto para derogar la "ley mordaza" pese a que Sánchez lo haya prometido en la rueda de prensa, como tampoco incluye el acuerdo la supresión del copago sanitario que igualmente ha citado el líder socialista.

En cuanto al referéndum para Cataluña, ha reprochado que PSOE y Ciudadanos impongan un veto sin ninguna alternativa, lo que hace que Cataluña cada vez esté "más lejos" tras cuatro años de crisis territorial con el Gobierno del PP.