Seis años de cárcel para el maltratador que arrojó líquido abrasivo a su expareja

  • Los hechos sucedieron entre mayo y junio de 2014, en la pedanía de Torrellano (Alicante).
  • El procesado, condenado por violencia de género dos veces, quebrantó reiteradamente la orden que le prohibía contactar y acercarse a la víctima.
  • Según los jueces, el maltratador incurrió en un delito continuado de quebrantamiento de condena y en dos delitos de amenazas.
  • 016 : teléfono de ayuda contra la violencia doméstica (no deja rastro en la factura).
Entrada a las urgencias del Hospital General de Elche (Alicante).
Entrada a las urgencias del Hospital General de Elche (Alicante).
GOOGLE MAPS

La Audiencia de Alicante ha condenado a un maltratador reincidente a penas que suman seis años y cinco meses de prisión por amenazar y coaccionar a su expareja, a la que también arrojó un líquido abrasivo que se usa como desincrustante de cemento, según la sentencia hecha pública este lunes.

Los hechos sucedieron entre mayo y junio de 2014, cuando el procesado, Juan Vicente R.G., que ya había sido condenado por violencia de género dos veces, quebrantó reiteradamente la orden que le prohibía contactar y acercarse a la víctima y mantuvo con ella relaciones sexuales consentidas.

Según la resolución judicial, el acusado comenzó a enviarle mensajes por WhatsApp que le causaban un "gran temor y angustia".

El 27 de junio de 2014, el procesado, que está en prisión por esta causa, la abordó en una parada de autobús de Alicante y la coaccionó para que subiera a su coche con la amenaza de prenderle fuego a su vivienda.

Tras llegar al domicilio de la víctima, en la pedanía ilicitana de Torrellano, ella trató de bajar del coche, pero el hombre la agarró con fuerza y le arañó, aceleró y se dirigió a la casa de campo de un amigo.

Finalmente, la perjudicada logró pisar el pedal del freno y huir, pero Juan Vicente R.G. comenzó a mover el coche hacia delante y atrás en ademán de atropellarla hasta que se marchó al advertir la presencia de otro vehículo en las inmediaciones.

Al día siguiente, 28 de junio, por la mañana, cuando la víctima se encontraba cerca de la plaza de San Crispín de Torrellano para irse a trabajar, el agresor, que llevaba puesto un casco de motorista, le arrojó un líquido abrasivo mientras le espetaba: "Sabes lo que has hecho a mi madre, te va a quedar bonita".

Ella logró apartarse y cubrirse la cara, pero la sustancia, que contenía ácido clorhídrico en una concentración del 17 %, le alcanzó la espalda y el cabello y le produjo algunas quemaduras leves.

Los magistrados han declarado probado que el maltratador incurrió en un delito continuado de quebrantamiento de condena y en dos delitos de amenazas -uno de ellos continuado y otro de coacciones, por los que le condenan a penas que suman 6 años de cárcel.

Por el ataque con el ácido, el tribunal le ha impuesto cinco meses de prisión por un delito de lesiones en grado de tentativa, pues aunque la sustancia no podía causar lesiones graves, sí produce una importante irritación ocular y cutánea y él lo sabía al usar ese quitacementos en su oficio de barrendero.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento