El documento es claro: "El actual estado de las cosas hace imprescindible la convocatoria de un referéndum con garantías en Cataluña para que sus ciudadanos y sus ciudadanas puedan ejercer el derecho a decidir sobre el futuro político de Cataluña". Así reza en el texto con las propuestas para un Gobierno de coalición que Podemos ha enviado este mismo lunes al PSOE, un documento de más de 100 páginas titulado Un país para la gente: bases políticas para un gobierno estable y con garantías. La medida se incluye dentro del apartado de "Plurinacionalidad y modelo territorial", uno de los 7 ejes programáticos sobre los que se asienta la propuesta de Gobierno de la formación morada.

"El referéndum contará con todas la garantías democráticas, jurídicas y logísticas que permite y ampara el artículo 92 de la Constitución española", señala, y añade: "La pregunta de este referéndum debe ser única y clara, y tener como objetivo fijar la posición de la ciudadanía catalana sobre el futuro político de Cataluña", dice el documento. De esta forma, el partido de Iglesias sobrepasa la línea roja que el Comité federal del PSOE impuso al secretario general socialista, Pedro Sánchez, para poder sentarse a negociar: dialogar sí, pero con ningún partido que exija una consulta sobre la autodeterminación.

Podemos pretende aumentar en 96.000 millones el gasto hasta 2019 y recaudar para esa fecha 40.000 millones más La propuesta de Gobierno, la segunda que plantea la formación morada, sitúa como prioridad "el rescate de las personas que se encuentran en las peores condiciones, la creación de un empleo digno y con derechos y la reversión de los recortes en los servicios públicos que se han llevado a cabo durante los últimos años"

"Igualmente, debe ser un gobierno comprometido con la regeneración democrática que nuestro país precisa, para acabar con la corrupción y el nepotismo. Además, el Gobierno del Cambio debe impulsar una segunda Transición, capaz de estar a la altura de los desafíos que, en este momento histórico, tiene nuestro país en el ámbito social, institucional y territorial. En definitiva, el Gobierno del Cambio debe ser un gobierno que asuma el reto de profundizar nuestra democracia", afirma el documento.

Para acometer parte de estos retos, Podemos asume que será necesario "un cambio importante en la política presupuestaria y fiscal". Por ello, el documento recoge una Memoria Económica que, según el secretario general de la formación, Pablo Iglesias, demuestra que sus propuestas "son viables desde el punto de vista económico y financiero". En este sentido, la formación pretende aumentar en 96.000 millones el gasto hasta 2019 y recaudar para esa fecha 40.000 millones más y poder así "revertir los recortes". Las herramientas para conseguirlo serían principalmente una reforma fiscal que recaiga sobre las "rentas más acomodadas" y sobre los "sectores de población de mayor patrimonio" y un plan integral contra el fraude fiscal. Habla también de la flexibilización de los objetivos de deuda y déficit público, algo que también defienden PSOE y C's y a lo que ni siquiera el PP ha cerrado la puerta.

El informe explica también, como ha comunicado el propio Iglesias en su presentación, que la intención del partido es "presentarlo en una ronda de contractos a tres niveles": primero a aquellos partidos con las que pretende formar Gobierno: PSOE, IU, Compromis; en segundo lugar, a las formaciones a las que solicitarán apoyo para la investidura (Ciudadanos, ERC, DiL, PNV y el resto de formaciones con representación parlamentaria) y, en tercer lugar, al PP, un partido del que dicen que no esperan "ninguna colaboración parlamentaria" pero al que —en tanto fuerza que aspira a liderar la oposición— quieren, "por responsa­bilidad y cortesía", dar cuenta de su proyecto de Gobierno.  Podemos elimina así el veto que había impuesto sobre C’s: "No cuento con él para formar Gobierno, pero sí para que, por responsabilidad, opte por la abstención", ha asegurado Iglesias.

El PSOE, "decepcionado" y "preocupado"

"Estaría encantado de recibir" a Pedro Sánchez, ha dicho el secretario general de Podemos, lo que ha molestado profundamente al PSOE, que acusa al líder de la formación morada de ocupar un lugar "que no le corresponde". "Pablo, no sabes dónde estás. ¿En qué momento nos hemos perdido que el jefe del Estado te haya encargado la investidura?", ha afirmado tras conocer la propuesta el portavoz del PSOE en el Congreso, Antonio Hernando, que encabeza también el equipo negociador de los socialistas desde que el rey encargara a Pedro Sánchez el pasado 2 de febrero que intentase formar Gobierno.

"El candidato a la Presidencia del Gobierno se llama Pedro Sánchez" y es a él a quien le corresponde liderar las conversaciones para el diseño de un programa y la constitución de un Gobierno". Fuentes de la Ejecutiva socialista dudan de que Podemos tenga realmente la intención de intentar llegar a un acuerdo, y empiezan a vislumbrar la posibilidad de unas nuevas elecciones. "Nos sentaremos con Podemos, de forma inmediata, cuando ellos quieran, llevamos diez días esperando, entre otras cosas para decirles que no a ese referéndum", ha añadido Hernando.

Estructura del Ejecutivo

La propuesta de Podemos también incluye la estructura que debería tener el Gobierno de coalición al que aspiran, en el que la Vicepresidencia, que han reclamado con anterioridad para Iglesias, asumiría la supervisión del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y el Boletín Oficial del Estado (BOE), así como la Presidencia de la Comisión de secretarios y subsecretarios de Estado y la relación del Gobierno con las Cortes Generales.

Para la composición de eso Gobierno, además, que estiman que se componga de 15 ministerios, Iglesias señala que "la proporcionalidad es fundamental". "El Gobierno que proponemos estará presidido por el candidato de la fuerza política que más votos obtuvo entre los partidos que conforman la coalición, contará con una vicepresidencia que represente a la segunda fuerza más votada y tendrá una configuración ministerial y subministerial proporcional al apoyo electoral obtenido por las diferentes fuerzas de la coalición", dice el texto, en cuya elaboración han participado especialistas independientes. En esta ocasión, no obstante, Podemos no ha hecho un reparto de ministerios entre fuerzas políticas, e Iglesias ha evitado reclamar directamente para sí la vicepresidencia. "No se trata de hablar de sillones", ha dicho, al tiempo que ha defendido un Gobierno de progreso que "mire al lado izquierdo" y que sea proporcional a los votos obtenidos por PSOE, Podemos y sus confluencias, IU y Compromís.

De los 15 ministerios, Iglesias se ha mostardo "de acuerdo con el PSOE" en recuperar el Ministerio de Igualdad, así como en crear un Ministerio específico de Cultura, otro de Medio Ambiente y un Ministerio de Plurinacionalidad, Administraciones Públicas y Municipalismo, una cartera que en su día Iglesias apuntó que podría recaer en el portavoz parlamentario de En Comú, Xavier Domènech. La formación morada plantea también una secretaría de Estado de Infancia (sería la primera), una Oficina de Derechos Humanos, una Secretaría de Estado contra la Violencia de Género y otra de Lucha contra la Corrupción y Crimen Organizado, que dependería directamente de la Vicepresidencia.

Uno de los primeros objetivos del referido Ministerio de Plurinacionalidad sería "impulsar el proceso de referéndum en Cataluña como objetivo en la primera etapa de Gobierno y cualesquiera otros procesos de consulta y referéndum en aquellas naciones que lo hayan planteado con especial intensidad".