Apartamento
Foto del cuarto que se alquila, réplica del de los cuadros de Van Gogh AirBnB - Art Institute of Chicago

"Esta habitación te hará sentir como si estuvieras viviendo dentro de un cuadro. Está decorada en un estilo postimpresionista, que recuerda el sur de Francia de tiempos pasados". Es el mensaje textual de un anuncio que aparece en la plataforma de alquiler de alojamientos AirBnB.

El anfitrión que firma la oferta es un tal Vincent y la imagen del perfil del usuario es tan inconfundible como el cuarto: hablamos de Vincent Van Gogh y de una réplica de una de las estancias más famosas de la historia del arte, la habitación ideal que el torturado artista pintó tres veces.

Cama, jofaina, sillas de esparto...

La oferta no es una broma y, además, sale a cuenta: la estancia cuesta diez dólares por noche —casi 9 euros al cambio—. Las fotos muestran que los responsables de montar la réplica se lo tomaron muy en serio y la impresión general es la misma que la del cuadro: la cama de madera con cobertor rojo, las sencillas silla con asientos de esparto, la mesilla con la jofaina y la palangana azuladas, los cuadros en la pared de la derecha, entre ellos un autorretrato del artista...

Pintada con pinceladas abiertas y explosivas El ambiente general tiene la luz tamizada de las acuarelas japonesas que tanto gustaban a Van Gogh y las paredes y el suelo han sido acabados con trazos de pinceladas no terminantes sino abiertas y explosivas como las de la paleta del artista.

Las tres habitaciones, juntas

Dormir en la réplica en tres dimensiones y con mobiliario real del cuadro conocido como La Chambre de Van Gogh à Arles (La habitación de Van Gogh en Arlés), pintado en tres versiones entre 1888 y 1989, es una oferta de uno de los museos propietarios de uno de los lienzos, el Instituto de Arte de Chicago como complemento a la exposición Van Gogh's Bedrooms, que la pinacoteca tiene en cartel hasta el 10 de mayo. 

Una experiencia única en la vida Las tres pinturas, que se exponen juntas por primera vez en los EE UU, han llevado al museo de Chicago a ofrecer como plus la posibilidad de alojamiento en una estancia que, según la pinacoteca, ofrecerá a los interesados "una experiencia única en la vida". El cuarto, que al parecer es una estancia de un alojamiento mayor —ofrece televisión por cable y señal inalámbrica de internet, servicios que no aparecen, por motivos obvios, en las reproduciones al óleo de la estancia del pintor—, está en la zona de River North de la ciudad.

El idilio con la 'Casa Amarilla'

La pinacoteca estadounidense, propietaria de uno de los tres cuadros —los otros dos llegan cedidos del Museo Van Gogh de Ámsterdam, propietario del primer cuadro, y el d'Orsay de París—, desea explorar el impacto que la casa de Van Gogh y su entorno tenían en la producción artística del impresionista. Los lienzos fueron pintados en versiones muy similares después de que se mudara a la Casa Amarilla de la Provenza francesa, un lugar que consideraba idílico personal y creativamente.

Pintó la segunda versión internado en un hospital psiquiátrico Después de que la composición original sufriera daños al mojarse accidentalmente, Van Gogh hizo la segunda, en 1989 mientras estaba internado en un hospital psiquiátrico y poco después pintó una tercera, algo más pequeña, que regaló a su madre y hermana.

La exposición se completa con otras 36 obras de Van Gogh, entre pinturas, dibujos, cartas ilustradas, libros y otros materiales efímeros, pero el dormitorio, el refugio sencillo que Van Gogh consideraba suficiente para sus necesidades, es el centro de la muestra.