El diputado general de Bizkaia, Unai Rementeria, ha inaugurado esta tarde la exposición "El Divino Morales" en el Museo de Bellas Artes de Bilbao. Se trata de la primera vez que Rementeria toma parte en un acto de esta índole en calidad de presidente de la Fundación de la pinacoteca bilbaína.

Entre los asistentes al acto han estado la consejera de Educación, Política Lingüística y Cultura, Cristina Uriarte; Joxean Muñoz, viceconsejero de Cultura; Nekane Alonso, concejala de Cultura del Ayuntamiento de Bilbao; Gorka Martinez, director General de la BBK; Mario Iceta, Obispo de Bilbao y Javier Viar, director del Museo Bellas Artes de Bilbao.

La muestra ofrece, a través de 54 obras, una cuidada revisión de la obra del maestro Luis de Morales (1510/1511-1586): 22 de ellas, seleccionadas por Leticia Ruiz Gómez, jefa del Departamento de Pintura Española del Renacimiento del Museo del Prado y comisaria de la exposición -entre las que se incluyen El Calvario y La Resurrección, donadas en 2015 por Plácido Arango-, y las otras 32, procedentes de museos nacionales e internacionales, coleccionistas privados e instituciones religiosas.

La exposición llega a Bilbao procedente del Museo Nacional del Prado, que la coorganizó el pasado otoño junto al Museu Nacional d'Art de Catalunya de Barcelona, a donde viajará tras su exhibición en la capital vizcaína (9/02/2016-16/05/16).

El diputado general ha destacado el trabajo de investigación, recopilación y organización llevado a cabo, y ha agradecido "en primer lugar, al museo, por su contribución a una Bizkaia mejor y más moderna. A su director, Javier Viar, por su buen hacer. Y también a todos los trabajadores y trabajadoras y a todas las personas, empresas e instituciones que hacen posible este museo".

Respecto a la exposición de Luis Morales, el diputado general ha mostrado su agradecimiento al Museo del Prado por poner en marcha este proyecto y por haber contado con el Museo de Bellas Artes de Bilbao y ha mostrado también su reconocimiento al Museo Nacional de Arte de Catalunya.

La selección de obras, en su mayor parte de pequeño formato y medias figuras, refleja el repertorio iconográfico que utilizó durante su trayectoria profesional de Morales: la Virgen con el Niño, como en la popular Virgen de la leche del Museo del Prado; Cristo coronado de espinas en Cristo, Varón de Dolores del Museo del Prado; y Cristo atado a la columna, cargando con la cruz o muerto ya en brazos de su madre, como en La Piedad del Museo de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.

Se trata de un reducido catálogo de imágenes, a menudo sobre fondo oscuro o con escasos elementos de carácter temporal o espacial, que sumergen al espectador en unas condiciones excepcionales de contemplación religiosa.

"El Divino Morales" supone la culminación de un exhaustivo estudio del autor cuyas conclusiones se publican en el catálogo que se ha editado con motivo de la muestra, y que incluye también un texto escrito por la comisaria Leticia Ruiz, que reconstruye la vida y carrera artística de Morales; un ensayo del profesor Felipe Pereda centrado en la iconografía y la espiritualidad de algunas de las obras más conocidas del pintor; y un tercero dedicado a la técnica y los materiales utilizados por Morales a cargo del Gabinete de Documentación Técnica del Museo del Prado.

De este modo, la muestra -que se celebra prácticamente un siglo después de que el Museo del Prado organizara la primera monográfica sobre el artista- pone al día el conocimiento sobre el trabajo y la figura de Morales, estudiando sus composiciones más características y, especialmente, las de carácter devocional dedicadas a la imagen de Cristo.

El artista

Luis de Morales nació en 1510 o 1511 y murió probablemente en 1586, tal vez en Alcántara (Cáceres), donde se sabe que residía en 1585. Se desconoce su lugar de nacimiento, pero vivió y pintó en Extremadura. Durante más de 50 años fue el pintor más prolífico e importante de esa región, donde realizó numerosos retablos y cuadros de altar, ampliando su producción a Portugal, especialmente a Évora y Elvas, ciudades cercanas a Badajoz.

El conocimiento de obras de otros artistas, sobre todo de Alonso Berruguete o Sebastiano del Piombo, ayudó a definir su estilo, que alcanzó temprana fama gracias a sus pequeñas tablas de temática religiosa. Con instinto comercial, Morales supo crear para la clientela de la época -nobles burgueses y clero- tablas y retablos de gran eficacia visual.

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.