La Unión de Consumidores de Extremadura (UCE) ha alertado de los "incumplimientos" de las normas de seguridad en los disfraces, y que ha provocado que en los últimos años, se hayan retirado casi 280 referencias de disfraces en España, por no cumplir la normativa de etiquetado y seguridad.

Por eso, y ante la proximidad de los Carnavales, la Unión de Consumidores recuerda que los disfraces "deben cumplir con la legislación en materia de seguridad de juguetes, al ser productos dirigidos a menores de 14 años", y que el incumplimiento de esta normativa "puede poner en riesgo la salud de los pequeños".

Según señala en nota de prensa la UCE, los "incumplimientos más frecuentes" en el etiquetado son la "ausencia de advertencias de uso en castellano", la ausencia del marcado CE, que "certifica que el disfraz ha sido fabricado respetando las normas de calidad y seguridad de la Unión Europea", y señala que en caso de disfraces dirigidos a mayores de 3 años, "debe incluirse el símbolo que indica que no debe ser utilizado por menores de 36 meses".

También a veces "faltan datos del importador o fabricante, sobre todo su dirección completa", señala la UCE Extremadura, que apunta que "más graves aún son los incumplimientos de las normas de seguridad".

Según señala, "durante muchos años, los cordones presentes en la zona del cuello o la cabeza han provocado accidentes muy serios en toda la UE", a raíz de los que "se dictaron varias normas que prohíben, en las prendas dirigidas a menores de siete años, la existencia de cuerdas corredizas, cordones funcionales o decorativos en la zona de la cabeza y el cuello".

También es frecuente que algunos accesorios, como las pelucas o las máscaras, no cumplan los requisitos sobre inflamabilidad exigidos por la normativa europea, lo que "puede provocar que se incendien con mayor facilidad de la debida", alerta la UCE, que insta a los padres a "ser responsables de los disfraces que compramos para nuestros hijos, máxime si son muy pequeños".

A la hora de comprar los disfraces, la UCE recomienda comprar los "hayan sido fabricados en la Unión Europea y que incluyan en su etiquetado", así como los que incluyan el marcado CE, que "significa que el juguete marcado cumple con las exigencias esenciales de seguridad previstas en las normas comunitarias".

También aconseja comprar aquellos disfraces que incluyan el nombre y la marca del producto, la razón social y la dirección del fabricante o importador, y las instrucciones y advertencias de uso.

Además, recomienda que si el disfraz tiene máscara, o compra alguna suelta, debe comprobar que "existan suficientes orificios de ventilación y que su tamaño es apropiado para quien vaya a usarla", así como "que no haya piezas pequeñas o que se puedan romper con facilidad, bordes cortantes u objetos puntiagudos, y los cosméticos y pinturas sean "no tóxicas e hipoalergénicas o, al menos, probarla en una zona de la mano, observando si causa alguna reacción".

Finalmente, y si el disfraz tiene complementos, como arcos con flechas, pistolas, sombreros o diademas, se debe "comprobar que no tienen partes punzantes ni piezas pequeñas que puedan desprenderse con facilidad y ser tragadas", y que tampoco sean demasiado largos.

En cualquier caso, la UCE plantea que "también puede hacer su disfraz reciclando materiales que, de otra forma, irían a la basura o al fondo de un cajón", para lo cual puede usar bolsas de colores, cajas de cartón o reutilizar ropa vieja para "crear nuevas y divertidas prendas".

Consulta aquí más noticias de Badajoz.