Tras un largo interrogatorio, la Policía ha dejado en libertad con cargos a un segundo sospechoso presuntamente relacionado con la muerte de la joven de 15 años Fernanda Fabiola Urzúa, desaparecida hace una semana en Tenerife y cuyo cadáver fue hallado en la madrugada de este jueves enterrado y tapado con piedras.

Ahora la justicia deberá establecer el grado de imputación de este sospechoso, de nacionalidad rumana, como presunto encubridor de los hechos. Al parecer, había datos relacionados con la desaparición de la joven que sabía y que no comunicó, explicaron fuentes de la investigación.

A él se llegó a partir de las declaraciones del primer sospechoso y único detenido hasta el momento, un colombiano de 28 años que ha confesado ser el autor del crimen y que condujo a los agentes hasta el cuerpo de la menor.

El cadáver, que presenta indicios de abusos sexuales, estaba a un kilómetro del lugar en el que desapareció, en la zona de El Palmar. El primer detenido tenía antecedentes por delitos sexuales, cometidos en la misma isla hace cinco años.

Desaparecida el 26 de julio

Fernanda Fabiola, de nacionalidad chilena, fue vista por última vez a las 21.30 horas del 26 de julio, cuando se dirigía a su casa, en la urbanización Ten Bel de la zona de El palmar, tras visitar a unas amigas.

El cadáver estaba enterrado y tapado con piedras

Sólo se encontraron dos pistas en un camino de tierra a menos de un kilómetro de la urbanización Ten Bel, domicilio de Fernanda, que fueron reconocidas por los padres de la desaparecida: una zapatilla de playa y un cinturón.

Su cadáver fue encontrado en la madrugada de este jueves enterrado a un kilómetro de este lugar. "Se trata de un sitio por donde habíamos pasado tres veces pero, aunque hubiéramos pasado más, no lo hubiéramos encontrado porque estaba oculto, tapado con piedras y arena", afirmó el mando de la Guardia Civil.