British v. Germans, or Defence [British: manufacturer unknown, c. 1916]
Tablero y fichas de la batalla naval 'Británicos contra alemanes' Courtesy The Bodleian Libraries

Los juegos de mesa, como espejos de la sociedad que los concibe como pasatiempo, contienen lecciones de historia y permiten ahondar en el momento y las circunstancias en que fueron creados. El enfrentamiento estratégico o intelectual entre dos o más rivales —una imagen especular de una batalla en la que se miden ejércitos— convive con la humanidad desde épocas tan remotas como la civilización de Jiroft, en Sistán, en los actuales territorios de Irán y Afganistán, donde se jugaban pasatiempos de tablero, o el Egipto de más o menos el mismo periodo, donde tenía gran éxito el senet, cuyos tableros han aparecido en tumbas de faraones y nobles porque, se decía, el juego permitía obtener pistas para un tránsito plácido hacia el reino de los muertos.

Los juegos de mesa —aquí se establece una subjetiva clasificación de los 75 más famosos de todos los tiempos, de las damas chinas o el dominó al Monopoly, aunque dejando fuera los de naipes, que inventaron los chinos y fueron traidos a Europa en el siglo XIV— son una metáfora de la vida y permiten también subvertir el orden dominante y convertir a los contendientes en estrategas, detectives, ladrones o sabios. La exposición Playing with History(Jugando con la historia) agrupa una fascinante colección de 22 juegos de tablero ingleses de entre 1800 y 1925.

De tablero, cartas, rompecabezas, de estrategia...

Organizada por las Bibliotecas Bodleian de la Universidad de Oxford, la muestra, en cartel entre el 8 de febrero y el 6 de marzo en la Weston Library del enorme complejo, se centrará en la forma en que los niños —y adultos, por supuesto— aprendían historia social y política en las épocas eduardiana y victoriana mediante pasatiempos de tablero, juegos de cartas o de bloques de madera, rompecabezas y de estrategia. Han agrupado los elementos de la exposición en tres categorías según el tema y objetivo de cada juego: reyes y reinas, el punto de vista británico del orden mundial y los conflictos bélicos de comienzos del siglo XX.

Manejar el imperio colonial británico en el mundo como la Reina Victoria Desde entretenimientos ricos en simbolismo, como Tar of All Weathers (Alquitrán para todos los climas), donde la Reina Victoria maneja el imperio colonial británico en un momento en que el país era la primera potencia mundial y administraba territorios en todos los continentes, hasta Sufragetto, que se definía como "un original e interesante juego de habilidad entre policías y sufragistas", las activistas en favor del derecho al voto para las mujeres.

Un antecedente del Risk

Entre los de estrategia militar destacan Krom, un juego comercializado con gran éxito durante la I Guerra Mundial: era un antecedente del Risk —patentado en 1950—, con dos oponentes enfrentados en un escenario bélico en el que se movían con lanzamientos de dados; Russia vs Turkey (Rusia contra Turquía), basado en la Guerra de Crimea, y British v. Germans, or Defence (Británicos contra alemanes o Defensa), inspirado en la batalla naval por controlar las rutas comerciales en el Mar del Norte durante la Gran Guerra.

'La producción y manufacturas de los condados de Inglaterra y Gales' La colección contiene también singulares productos del siglo XIX como The Produce and Manufactures of the Counties of England and Wales (La producción y manufacturas de los condados de Inglaterra y Gales), Spellicans y Fox and Geese (Zorro y gansos), en los que pueden adivinarse versiones arcaicas de los actuales Trivial y Pictionary. También se exponen accesorios: cubiletes, piezas, marcadores, dados y fichas.

El contenido de la exposición forma parte de una cesión a las bibliotecas de Oxford del coleccionista Richard Ballam, que enriquece una anterior de John Johnson, con 20.000 objetos de entre los siglos XVI y XX. Una selección de esta última fue expuesta en 2006 en Children's Games and Pastimes (Juegos de niños y pasatiempos).