Uruk Hai de el Señor de los Anillos
Uruk Hai de El Señor de los Anillos. ARCHIVO

Numerosos fans de El Señor de los anillos pudieron seguir de cerca el proceso de creación de un orco Uruk Hai en sede de la Fundación Caixa Galicia en Santiago de Compostela, que acoge una gran exposición sobre estos largometrajes.

Frances Richardson, maquilladora de esta trilogía cinematográfica dirigida por Peter Jackson a partir de los libros de J.R.R. Tolkien, empleó cuatro horas y numerosas prótesis y técnicas para convertir a un actor maorí (aborigen neocelandés) en "Lurtz", uno de los personajes más siniestros y malvados de esta trilogía, capitán de esta raza guerrera.

El actor maorí Lawrence Makore dio la bienvenida a los asistentes con gran sentido del humor y leyendo con alguna dificultad un texto escrito en español antes de sentarse en el sillón donde iba a permanecer desde las 10,30 de la mañana hasta primera hora de la tarde.

La maquilladora comenzó su labor con Lawrence Makore ayudándole a ponerse las prendas que simulaban la "piel" del Uruk Hai, para después empezar el proceso de maquillaje ajustándole una calva postiza, la cara, los dientes y el mentón, lo que le llevó más de dos horas en una labor interactiva con el público.

Tras un descanso para comer, el trabajo de Richardson continuó con el ajuste del cuello, el contorno de los ojos y de los labios de Lurtz, para después iniciar el pintado con un aerógrafo y proceder a colocarle la vestimenta final, con coraza, escudo e incluso espada.

Según la artista, ha realizado esta caracterización "incontables" veces y en su opinión es "definitivamente la más difícil" que otras de sus obras, entra las que se encuentran criaturas de películas como King Kong, Las crónicas de Narnia y La leyenda del Zorro.

Los asistentes a la demostración confesaron sentirse sorprendidos por el "realismo" de las caracterizaciones de la trilogía de El señor de los anillos y se mostraron muy interesados en conocer paso a paso el proceso para la creación de estos personajes.

El toque final fue colocarle al actor Lawrence Makore unas lentillas y ajustarle su escasa y malestructurada dentadura, tras lo cual el recién creado Uruk Hai se paseó por la sede de la Fundación Caixa Galicia para disfrute y sorpresa de las personas que visitaban la exposición de la trilogía de Peter Jackson tanto en A Coruña como en Santiago de Compostela, a donde se trasladó a media tarde.