El PP ha informado de que este miércoles ha presentado 46 reclamaciones al proyecto de ordenanzas fiscales para 2016 aprobado inicialmente por el Ayuntamiento hispalense, porque "suben a los sevillanos el IBI, el IAE, las tasas por licencias de obras, el ICIO, la tasa de veladores y la de basuras, además de otros impuestos no municipales que se verán afectados por el catastrazo y suponen un retroceso y un paso atrás en el camino andado para posicionar a Sevilla en la media de las capitales en presión fiscal, pues pasamos de ocupar el puesto octavo en 2011 al 26 en 2014", según Juan Ignacio Zoido, portavoz del Grupo Popular.

Entre otras reclamaciones, Zoido plantea la modificación de los tipos impositivos para que los sevillanos se beneficien de una bajada en el recibo del IBI, con independencia de la subida de la base imponible por el "catastrazo" solicitado por el Gobierno de Espadas al Ministerio de Hacienda, reducir la "excesiva" subida de la tasa de obras menores, tanto del nuevo importe desde el que tributan (ahora a partir de 18.000 euros y antes de 24.000 euros) como del tipo aplicable en esos casos (del 1,60 % al 1,85 %), no aplicar criterios de renta para la tarjeta de tercera edad ni universitarios de Tussam, una reducción del 95% de la cuota en los talleres socioculturales para las personas con una discapacidad de, al menos, el 33 por ciento, un aumento en las bonificaciones del IBI para las familias numerosas, beneficios fiscales en el IBI para las empresas ubicadas en polígonos industriales, mantener las bonificaciones en el ICIO o rebajar la tasa de veladores.

Asimismo, ha planteado ampliar la bonificación del 50 por ciento en el IBI para todas las viviendas de protección oficial y las que resulten equiparables a éstas según la normativa autonómica de la ciudad de Sevilla, una vez transcurridos los tres años de bonificación obligatoria.

Zoido ha recordado que "las administraciones públicas deben colaborar al despegue inmediato de la economía y al crecimiento del empleo y no se puede consentir elevar la presión fiscal que soportan las familias. A pesar de que Espadas habla de congelación no es así, ni tampoco es admisible poner cada vez más trabas, de carácter fiscal en este caso, a las empresas y comercios sevillanos. Estas ordenanzas fiscales pueden llevar a la fuga de muchas empresas, el cierre de comercios y la pérdida por ende de muchos puestos de trabajo".

Además, el portavoz popular ha advertido de "posibles ilegalidades" en las ordenanzas fiscales, además de "que las ordenanzas inicialmente aprobadas adolecen de numerosas contradicciones que se deben a las diferentes enmiendas de IU y Participa Sevilla aprobadas de forma irracional y precipitada, pues todo el proceso de aprobación inicial reflejó una constante improvisación, así como una falta de respeto manifiesta por los procedimientos legales, que incluso llevó a la omisión en la emisión de informes preceptivos. Así, se han aprobado artículos incompatibles unos con otros, haciendo que, por ejemplo, muchas de las bonificaciones fiscales resulten inaplicables".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.