Un laboratorio al aire libre

No sabían qué hacer con ellos, pero la Universidad les ha encontrado utilidad.
Un grupo de alumnos trabajan en los restos romanos de Cartuja.
Un grupo de alumnos trabajan en los restos romanos de Cartuja.
Cristina Villanueva
Los restos romanos de Cartuja son desde este curso un laboratorio al aire libre donde 500 estudiantes realizan prácticas. La profesora de prehistoria y arqueología Margarita Orfila es la responsable de esta actividad única en Andalucía.

«Llevamos tres años trabajando con Cultura para limpiar la zona, instalar medidas de seguridad y convertir el espacio en una especie de parque abierto a la ciudad». Los más de cinco mil metros cuadrados de esta zona universitaria, de momento, ya tienen utilidad para los estudiantes de arqueología, topografía y restauración que acuden todos los viernes a trabajar. «No se puede explicar cómo se excava sin estar sobre el terreno».

Margarita Orfila sueña con que «los proyectos de fin de carrera de los alumnos se hagan realidad o por lo menos sirva como base para que Cartuja se convierta en un referente arqueológico».

Mostrar comentarios

Códigos Descuento