Dani Rovira
Dani Rovira, protagonista de 'Ocho apellidos vascos'. EFE

El actor y humorista Dani Rovira ha publicado Agujetas en las alas y 88 razones para seguir volando (Aguilar), un volumen en el que recopila los microcuentos que ha escrito durante los últimos tres años.

El libro bebe de la obra de Ramón Gómez de la Serna, de quien Dani Rovira se confiesa admirador

Según ha señalado este jueves durante una entrevista concedida a Europa Press, estas pequeñas historias llegan a las librerías en un intento por regresar a sus orígenes, puesto que la narración oral fue el "pistoletazo" de salida de su carrera artística que creció en el teatro y alcanzó la fama en el cine.

Algunas de la 88 historias de este libro han sido publicadas en Twitter y muchas otras han permanecido bajo llave hasta la publicación de este libro que, según ha señalado, bebe de la obra de Ramón Gómez de la Serna, de quien se confiesa admirador.

Los textos de Dani Rovira van acompañados en este volumen de las ilustraciones de Mónica de Rivas, quien aporta su visión de estas narraciones, en las que representa imágenes imposibles y oníricas, en las que el color y el blanco y negro conviven.

Cuentacuentos

El libro está dedicado a un niño, a quien por primera vez vio contar un cuento en una plaza de Málaga cuando él tenía 16 años. "Sus ojos grandes, su forma de narrar, sus manos inquietas y su sonrisa conciliadora me empujaron irremediablemente a contar cuentos como él", escribe Rovira.

Según ha señalado, le dejó con la "boca abierta" al ver lo que había ocurrido y decidió contar ese mismo cuento. Nunca más supo nada acerca de ese niño y ni siquiera sabe de quién se trata, pero le gustaría poder agradecérselo.

El actor y humorista cuenta que los microcuentos le han servido como herramienta para poder expresar sentimientos más allá del humor de sus monólogos y de sus películas. "Yo me di a conocer con la comedia, pero a una parte de mí le gusta trabajar con las emociones", ha dicho.

El amor, la nostalgia y la ilusión son algunas de las sensaciones que estos pequeños relatos le permiten transmitir al lector, como si se tratara de un canal a través del cual pudiera desahogarse, según ha señalado.

También hay en estos cuentos espacio para la dimensión social. "Queridos Reyes Magos: este año solo os pido trabajo para mamá y para papá, para mamá y para papá. Posdata: la trompeta que pedí puede esperar", relata en uno de estos cuentos. "Es positivo que los cuentos diviertan, pero también tienen una parte transformadora", ha dicho.

https://www.20minutos.es/minuteca/dani-rovira/