La Audiencia Provincial de Alicante ha condenado a cinco años y cinco meses de prisión a un funcionario de Tráfico de Alicante por un delito continuado de cohecho y otro de falsedad en documento oficial, a otros cuatro de cárcel, respectivamente, al propietario de una autoescuela de Alcoi y ex alcalde de Benimarfull, Francisco Jordá, y a otro empresario de Moraira por delito de cohecho.

En al menos siete ocasiones desde 2001 hasta 2002 cobró de la autoescuela Jordá (en Alcoi) 480 euros.

En la causa también están condenados dos profesores de autoescuela hijos de Jordá a dos años de prisión cada, por consentir los pagos de hasta 480 euros y por informar a los alumnos de la posibilidad de garantizar su aprobado. El tribunal obliga también a los 23 alumnos que pagaron por su carné a devolver la licencia de conducir a Tráfico.

El fallo considera probado que el funcionario, en sus funciones como coordinador-examinador para pruebas teóricas y prácticas en la ciudad de Alicante, y «en al menos siete ocasiones desde 2001 hasta 2002, cobró de la autoescuela Jordá (en Alcoi) 480 euros» cada vez que corregía los exámenes y aprobaba a alumnos de esa autoescuela (con más fallos de los permitidos) o les anticipaba los tests.

Y también, que el propietario de otra autoescuela de Moraira regalaba al numerario como soborno cajas de vino y «en dos ocasiones dinero, 300 y 400 euros por facilitarle el número del cuestionario que iba a poner» y por aprobar a la ligera a sus alumnos.