El Ministerio de Defensa ha movilizado al Ejército y a Salvamento Marítimo para tratar de localizar a los tres militares desaparecidos que iban a bordo del helicóptero del Ejército del Aire que cayó el pasado jueves al Atlántico, frente a la costa marroquí.

Así, los buzos del Ejército y una embarcación de Salvamento Marítimo dotada con equipos especializados para búsqueda bajo la superficie se han trasladado al punto donde se ha localizado la baliza de emergencia del helicóptero para, si las condiciones del mar lo permiten, llegar al helicóptero, hundido a unos 40 metros de profundidad, con el propósito de reflotarlo.

El Ministerio de Defensa, en colaboración con la Marina Real Marroquí, ha movilizado hacia la zona del accidente varias embarcaciones y aeronaves para proseguir con la búsqueda, que "en ningún momento se ha abandonado", ha dicho el ministro.

El equipo de rescate está formado por dos equipos de buceadores del Ejército: uno llegado a Dajla, el puerto más cercano (a 74 kilómetros) y otro desplazado a bordo del buque de la Armada 'Camino español'. Un patrullero marroquí trabaja en la zona del accidente junto al 'Camino Español' dando apoyo a las tareas, ha informado la Delegación del Gobierno en Canarias.

Asimismo, un avión CN235 realiza tareas de rastreo en una zona más amplia, mientras el Ejército del Aire ha posicionado en Dajla un Superpuma de apoyo para cualquier eventualidad.

Los ministros españoles de Defensa y Asuntos Exteriores y Cooperación, José Manuel García-Margallo, aseguraron este viernes que "no se sabe dónde están" los tres militares del Ejército del Aire desaparecidos cuando regresaban de unos ejercicios en Senegal.

"Ha habido noticias contradictorias. No se sabe dónde están", dijo García-Margallo en una conferencia de prensa en Nueva York. Pedro Morenés, ha dado los mismos detalles desde la base aérea de Gando (Gran Canaria). "Lo que sabemos hasta este momento es que desaparecieron tres militares del Ejército del Aire español, un capitán, un teniente y un sargento", explicó el titular de Exteriores.

"No perdemos la esperanza, pero trabajamos con todas las hipótesis y no vamos a escatimar ningún medio", ha indicado el ministro de Defensa, que este viernes se reunió en Gando —donde tenía su base el helicóptero— con familiares de los tres desaparecidos.

A bordo de un pesquero

El pesquero marroquí que los rescató "no ha llegado" a Marruecos —ni "a ningún sitio"— y en estos momentos no hay comunicación por radio con la embarcación, según fuentes militares a 20minutos.

Las fuentes apuntan a que, o bien el pesquero se está tomando su tiempo para el regreso a Marruecos porque no entraba en sus planes un rescate, o bien, sí están de camino, pero al "estar interrumpidas" las comunicaciones como consecuencia del mal tiempo no es posible saber dónde se encuentran. Las malas condiciones meteorológicas estarían afectando al regreso.

En principio, no existe nerviosismo, aunque las fuentes sí muestran su extrañeza por la situación, ya que el barco debería estar ya en tierra.

El Ministerio de Defensa anunció el jueves casi a las 23 horas en su cuenta de Twitter que "la patrullera" que había rescatado a los tres tripulantes del helicóptero se dirigía a Dakhla, en el Sahara Occidental, aunque las fuentes consultadas explican que en realidad están a bordo de un pesquero.

Según Defensa, el helicóptero desapareció en el Atlántico sobre las 14.05 horas a unas 280 millas náuticas de Gando y a 40 millas náuticas al suroeste de Dakhla. Estaba tripulado por un capitán, un teniente y un sargento del Ejército del Aire.

Al conocerse su desaparición se puso en marcha desde Gando un dispositivo de búsqueda y rescate, formado por un F-18 y un Delta 4 de alerta.

Militares experimentados

En ese Superpuma del Servicio de Búsqueda y Rescate (SAR) del Ejército del Aire volaban el capitán José Morales Rodríguez, de Barcelona, casado y con un hijo; el teniente Saúl López Quesada, de Madrid y soltero; y el sargento Jhonander Ojeda Alemán, de Gran Canaria y con pareja, único superviviente del accidente que sufrió un aparato del mismo servicio el año pasado en Canarias.

Pedro Morenés ha explicado que el aparato siniestrado había pasado todas las revisiones exigibles, la última de ellas el 1 de octubre, y ni siquiera había llegado a la mitad de su vida útil, con 8.239 horas de vuelo sobre un tope estructural de 20.000.

En cuanto a la tripulación, ha explicado que el capitán Morales es un piloto experimentado con más 2.000 horas de vuelo y que el copiloto, el teniente López, tiene en su historial más de 500.

Reconstrucción de los hechos

Morenés relató este viernes por la noche la secuencia de acontecimientos que se produjo desde que se perdió el contacto con el helicóptero cuando este regresaba de Senegal de participar en unas maniobras de entrenamiento, tras una escala en Mauritania.

A las 15.05 horas, se recibió la primera señal de la baliza de emergencia de la aeronave y 45 minutos después llegó a la zona un F-18 español, que no pudo descender demasiado, pero reportó que había visto el helicóptero, la mancha que producen el mar los colorantes de localización ante emergencias y una bengala.

Un helicóptero del SAR de Marruecos envió poco después un informe con los mismos detalles y durante la tarde se recibieron avisos de pesqueros y buques en ruta por la zona que hablaban de una bengala.

Morenés ha explicado que, aunque la zona del accidente está en un punto sin cobertura de radio ni de radar desde Canarias, todos esos detalles hacen al Ejército del Aire pensar que el Superpuma no sufrió un impacto violento y que sus tripulantes tuvieron tiempo de activar los medios de supervivencia y localización en el mar.

Esa hipótesis, ha añadido, la refuerza el informe preciso del barco holandés que se situó junto al helicóptero, cuando todavía flotaba, y que no vio a nadie ni en su cabina ni en los alrededores.

El ministro ha subrayado que su departamento anunció el rescate de los militares tras recibir un informe de la Gendarmería Marroquí de que habían sido recogidos por un pesquero, que venía clasificado con la máxima fiabilidad y del que se pidió ratificación.

Sin embargo, ningún pesquero llegó este viernes por la mañana con ellos a Dajla, el puerto más cercano, y el Ministerio de Defensa de Marruecos remitió a España una carta de disculpas, por "haberse hecho eco" de una información que no había contrastado debidamente y que procedía de diversas comunicaciones marítimas.

Morenés ha subrayado que, a pesar de ello, España da las gracias a Marruecos por la ayuda que está prestando en el operativo, para el que ha ofrecido todos los medios que se consideren necesarios.

El ministro reconoció que, para los Ejércitos, ha sido "un bajonazo" ver que no aparece ningún pesquero con los tres militares, pero también ha indicado que siguen rastreando esa pista con la ayuda de Marruecos para ver si hay algún barco sin comunicación que los haya socorrido y todavía no haya tocado puerto.