El fiscal destaca el "silencio" de Porto y Basterra y la acusación dice que Asunta dio "pistas"

  • En la penúltima jornada del juicio se han planteado al jurado las conclusiones finales por parte del Ministerio Público y de la acusación popular.
  • El fiscal admite ahora dos posibilidades dentro del supuesto plan conjunto de Porto y Basterra: que asfixiaran a la niña los dos o "al menos" la madre.
  • La acusación popular implica en igual grado a los padres; la defensa de Porto reitera su inocencia; la de Basterra incluye "precisiones" en el relato.
  • Los indicios, las incógnitas y las certezas del 'caso Asunta'.
Rosario Porto y Alfonso Basterra, acusados de la muerte de su hija Asunta Basterra.
Rosario Porto y Alfonso Basterra, acusados de la muerte de su hija Asunta Basterra.
EFE/Lavandeira jr

El fiscal y la acusación popular en el juicio por el crimen de Asunta Basterra han expuesto este jueves, penúltimo día del proceso antes de que el jurado comience a deliberar, sus conclusiones finales sobre el caso. Ambios coinciden en que los dos padres, de forma conjunta, urdieron un plan para acabar con la menor.

El primero en hablar ha sido el representante del Ministerio Público, Jorge Fernández de Aranguiz, que ha cambiado un apartado de su argumentación provisional para incluir la posiblidad de que fuera Rosario Porto quien finalmente asfixiara a la niña, aunque el plan fuera de los dos. Esto es lo que ha defendido:

- El fiscal cree que "ambos —padres— o, al menos, Rosario Porto, en ejecución de un plan preconcebido" asfixiaron a Asunta "hasta causarle la muerte". Esto habría ocurrido entre el viaje de ella y su madre a Teo y has 20 h o las 21 h. "No se puede descartar" que el padre estuviera en el momento de la asfixia.

- Ha asegurado que la niña sufrió una sedación "repetida" en el tiempo, la cual tuvo que ser llevada a cabo "a ciencia" cierta y con "paciencia" por ambos progenitores, puesto que dicho crimen "no se entiende" como cosa de uno de ellos en exclusiva. Sedarla, ha añadido, "está intrínsecamente relacionado con el asesinato y aquí aparece Alfonso", ha explicado.

- Alfonso Basterra, ha recordado, compró hasta en tres ocasiones grandes cantidades de fármacos con el principio activo Lorazepam, que reveló la autopsia como existente en el cuerpo de la pequeña.

- El "silencio" de los padres es para el fiscal algo muy relevante. Ha destacado que no se han incriminado mutuamente y que no tendría sentido hacer eso en la cabeza de "un padre", puesto que cualquier persona se revelaría contra la madre después de los indicios existentes. Ese silencio lo considera "extraño".

- El fiscal aprecia que Basterra ha mostrado una memoria "selectiva", circunstancia que ha hecho que se pregunte: "¿Fue más listo que ella?". Y ha vuelto a incidir en la "defensa concordada".

- En cuanto a la asfixia, el representante de la acusación pública admite como posibilidad que utilizara el "manojo de papeles" hallado en la papelera de la habitación de la casa de Teo, aunque acepta también como compatible con esa sofocación una funda de almohada de la cama, que no estaba allí.

- El cuerpo de Asunta estaba colocado de forma muy cuidadosa, ha dicho, lo que revelaría el "vínculo emocional" entre la víctima y sus asesinos. El representante del Ministerio Fiscal ha reconocido al jurado el deseo "humano" de encontrar un móvil para este macabro hecho.

- "Si me preguntan de qué estoy convencido yo, les diría que Alfonso buscaba recuperar a Rosario y con ello su modus vivendi", ha finalizado.

La acusación se centra en Basterra

Por su parte, la acusación popular, que lleva la Asociación Clara Campoamor, se ha centrado más en la figura de Alfonso Basterra. Esto es lo que ha planteado:

- La niña, ha explicado, dio su propia "versión" de los hechos, ya que en vida aportó "pistas suficientes" de lo que le estaba pasando. A pesar de ser una niña muy reservada, ella sí "dio la primera voz de alarma".

- Así, la letrada Rocío Beceiro ha recordado que la madrugada del 4 de julio de 2013 Asunta envió un whatsapp a su mejor amiga advirtiéndole de que la habían intentado matar esa noche, supuestamente un hombre que habría entrado en su casa. En el mismo mes, en dos ocasiones, la niña aparece sedada en clases extraescolares y denuncia ante sus profesores que en su casa la "engañan" y le dan "polvos blancos". La niña, ha dicho, "percibía un grave peligro".

- La acusación opina que Porto y Basterra "idearon un plan para acabar con la vida de su hija" y actuaron "de forma conjunta, de común acuerdo". Este plan incluía para la letrada "un reparto de papeles" que explicaría por qué "no están los dos en todos los momentos, ni en todos los lugares".

- La abogada ha expuesto que hay "indicios" que apuntan a que el padre también fue a Teo, aunque este extremo no sería imprescindible para su condena, puesto que "no solo es autor quien pone la mano y asfixia", sino también la persona que realiza los actos necesarios para que la otra persona pueda hacerlo.

- Cree la acusación que Porto fue la única que "trasladó" el cadáver a la pista forestal, mientras que Basterra volvió a Santiago para empezar a preparar su coartada, iniciando en su teléfono a las 20:43 horas del 21 de septiembre de 2013 una actividad frenética después de no haberlo usado en toda la tarde. Por ello, la letrada ha afirmado que Alfonso fue "infinitamente" más cuidadoso y precavido que Rosario.

- En cuanto a la coartada, ha apuntado que solo ellos la saben, pero ha dicho que se puede intuir que el motivo fue que la niña les estorbaba, como acreditan, ha dicho, los informes psicológicos de Porto. Basterra, que no tenía "ni oficio ni beneficio", quizás encontraba en el crimen un vínculo "hasta el futuro" con su exmujer, el cual necesitaba, puesto que era ella la adinerada. También ha opinado que resultaría beneficiado si condenan solo a Porto, puesto que así "él podría exigirle una compensación como víctima".

Las defensas piden la absolución

Ambas defensas se han reafirmado en sus escritos de calificación, y han pedido la libre absolución para sus clientes. La de Porto ha reiterado su tesis de inocencia y falta de pruebas y ha añadido a su escrito la narración de los hechos que la madre dijo haber realizado la tarde de la muerte de la menor.

También la defensa de Alfonso Basterra ha incluido algunas "precisiones" en el relato y ha pedido que se deduzca el testimonio de los agentes que aseguraron que el ordenador del padre no se encontraba en su domicilio, donde luego apareció, alegando que incurrieron en "falso testimonio", algo que ha sido rechazado por el juez.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento