Accidente de tráfico
Imagen de un accidente de tráfico en Galicia. EFE

España ocupa el puesto número 13 del mundo con la tasa de mortalidad más baja por accidentes de tráfico, según ha difundido la Organización Mundial de la Salud (OMS) este lunes.

El número de muertos es demasiado elevado, hay progreso pero es muy lento

En el 'Informe Global sobre Seguridad Viaria 2015', que recoge datos de 180 países, la OMS cifra en 3,7 las víctimas mortales por cada 100.000 habitantes que se producen en España en la actualidad, mejorando sus posiciones con respecto a 2013, que se producían 5,4 muertes.

En Europa, España se sitúa quinto y mejora sus estadísticas de muertes por accidente de tráfico solo por detrás de Suecia, Reino Unido, Países Bajos y Dinamarca.

A nivel mundial hay 1,25 millones de personas fallecidas por este motivo y de cada cuatro víctimas, tres son hombres.

"El número de muertos es demasiado elevado, hay progreso pero es muy lento", afirmó en rueda de prensa Margaret Chan, directora general de la OMS.

"A pesar de que en los últimos tres años el número de vehículos en las carreteras ha aumentado un 16 % y la población mundial un 4 %, las muertes en carretera se han estabilizado", indicó Etienne Krug, director del Departamento de Prevención de Lesiones de la OMS.

"Si bien esto es una buena noticia, debemos hacer todo lo necesario para reducir esos decesos porque no son causados por un virus desconocido sino que son desastres provocados por el hombre", agregó.

En 68 países la cifra de accidentes ha aumentado

El documento señala que si bien en los últimos tres años 79 países han registrado un descenso del número absoluto de víctimas, en otros 68 esta cifra ha aumentado.

El texto también revela que los accidentes de tráfico son la primera causa de muerte entre los jóvenes de 15 a 29 años.

El mayor número se registra en los países en desarrollo dado que, aunque sólo tienen la mitad de los vehículos, sufren el 90 % de los accidentes de tráfico.

Los países de bajos ingresos tienen el mayor índice de mortalidad vial del mundo -24,1 decesos en carretera por cada 100.000 habitantes- seguidos de 18 en los países de ingresos medios y de 9,3 en los países ricos.

Las posibilidades de morir en un accidente de tráfico dependen enormemente de donde la persona resida.

Según continentes: África a la cabeza

África tiene el mayor índice de mortalidad vial del mundo -26,6 decesos en carretera por cada 100.000 habitantes-, seguida de Oriente Medio (19,9), Pacífico Occidental (17,5), Sudeste Asiático (17), las Américas (15,9) y Europa (9,3).

"Debemos reducir drásticamente estas cifras si queremos cumplir con el nuevo Objetivo de Desarrollo de cortar a la mitad el número de personas que mueren en nuestras carreteras de aquí a 2030. Hay mucho camino por recorrer", advirtió Chan.

Hay mucho camino por recorrer

Otro de los aspectos destacados por el texto es el hecho de que un 49 % de todas las muertes en la carretera las padecen personas que no viajan en vehículo de cuatro ruedas: los motoristas (23%), los pedestres (22 %) y los ciclistas (4%).

El informe también critica que sólo 40 países en el mundo venden vehículos que cumplen con todos los requisitos de seguridad.

En el 80 % de los países se venden vehículos que no cumplen las normas básicas de seguridad, especialmente en las naciones en desarrollo, donde se fabrican la mitad de los 67 millones de coches producidos en 2014.

Falta de legislación

Otro de los principales escollos es la falta de legislación adecuada y sobre todo su implementación, cuando se ha demostrado con datos, en lugares como Gran Bretaña, Holanda o Suecia, que es un elemento esencial.

El informe destaca que en 105 países hay legislación sobre el uso del cinturón de todos los ocupantes, mientras que solo 47 naciones tienen leyes que limitan a 50 kilómetros por hora la velocidad urbana.

Sólo 34 países tienen una ley que limita la ingesta de alcohol a 0,05 decilitros en general y a 0,02 decilitros para conductores noveles.

Únicamente 44 naciones tienen una norma que establece correctamente el uso del casco y 53 cuentan con una ley que gestiona correctamente dónde y cómo los menores deben sentarse en un vehículo.