La Iglesia expresa su "malestar y disgusto" por las bromas de Maragall y Carod con la corona de espinas

La Conferencia Episcopal Española manifestó el lunes su "malestar y disgusto" por las bromas que realizaron el presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, y el presidente de ERC, Josep Lluís Carod-Rovira, con una corona de espinas durante su reciente visita a Tierra Santa en viaje oficial.
Maragall saca una fotografía a Carod Rovira con una corona de espinas en una tienda turística de Israel (Foto: AP)
Maragall saca una fotografía a Carod Rovira con una corona de espinas en una tienda turística de Israel (Foto: AP)
EFE
El presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, acudió ayer a ver al arzobispo de Barcelona, Lluís Martínez Sistach, a la vuelta de su viaje por Israel y Palestina para aclarar el "malentendido". Maragall aseguró al arzobispo que "nunca estuvo en su ánimo faltar al respeto a ninguna creencia o símbolo" y lamentó que "algunas personas se hayan podido sentir ofendidas" con la divulgación de esas imágenes.

La prensa del pasado sábado reflejo una fotografía en la que se observa a ambos políticos catalanes bromeando con una corona de espinas, símbolo de la Pasión de Jesucristo. Carod posó para Maragall ataviado con la corona, mientras el líder socialista le fotografiaba con una cámara, en una tienda de objetos turísticos situada en la salida del Santo Sepulcro.

La CEE señala en un duro comunicado que esta escena "ha causado indignación a muchos creyentes y no creyentes en España y en todo el mundo". De hecho, fue comentada por la mayor parte de los obispos españoles, reunidos el domingo en Zaragoza por una ceremonia de conmemoración del dogma de la Inmaculada.

Todos ellos --explica la CEE-- "han expresado su hondo malestar y su disgusto ante un comportamiento impropio de ciudadanos respetuosos y menos aún, si cabe, de quienes en virtud de sus responsabilidades políticas habrían de mostrar exquisito respeto a los derechos fundamentales de aquellos a quienes representan".

Los obispos advierten de que "las personas verdaderamente sensibles a la libertad religiosa y a los sentimientos de los creyentes respetan los lugares y los símbolos religiosos y se abstienen de mofarse de ellos y de herir de este modo a quienes los reverencian".

De esta manera, la CEE hace constar su "enérgica protesta por unos hechos lamentables que, por haber acontecido en un lugar tan querido y tan visible para toda la Cristiandad, han afectado en cierto modo a toda la Iglesia y han dejado mal el nombre de España en todo el mundo".

NOTICIAS RELACIONADAS:

Mostrar comentarios

Códigos Descuento