El Consejo de Seguridad de Holanda, que analiza las causas del accidente del avión de Malaysia Airlines en el este de Ucrania en 2014 con 289 personas a bordo, concluyó este martes que el aparato fue derribado por un misil Buk de fabricación rusa.

"El vuelo MH17 se estrelló como resultado de una detonación de un misil fuera del aparato en la parte izquierda de la cabina de mando", señaló en rueda de prensa el presidente del Consejo de Seguridad de Holanda, Tjibbe Joustra.

Joustra precisó que el misil fue un Buk, de fabricación rusa, concretamente del tipo 9N314M, disparado desde un área de 320 kilómetros en la zona este de Ucrania, controlada por rebeldes rusos. "Como resultado de la detonación, la parte de delante del avión quedó arrancada y el avión se partió en el aire", continuó. El impacto del misil provocó en ese momento la muerte de tres tripulantes.

El impacto del misil provocó en ese momento la muerte de tres tripulantes El Consejo de Seguridad descarta otras hipótesis como problemas técnicos del aparato, una bomba o un misil aire-aire. Explicó también que los restos de avión cayeron en un área de unos 15 kilómetros en la zona este de Ucrania.

El análisis del Consejo de Seguridad de Holanda se limita a señalar las causas que provocaron la caída del avión, pero no entra en cuestiones de "culpabilidad" o "responsabilidad" de los hechos, aspectos de los que se ocupa la investigación penal del accidente, que se desarrolla en paralelo y cuya conclusión se espera para finales de año o principios de 2016.

El informe también analiza por qué el avión sobrevoló áreas en conflicto, por qué las autoridades holandesas tardaron entre dos y cuatro días en confirmar a los familiares qué víctimas iban a bordo del Boeing y hasta qué punto los pasajeros del MH17 fueron conscientes del siniestro.

El primer ministro holandés, Mark Rutte, ha asegurado que la "prioridad" ahora es proseguir las investigaciones para juzgar a los responsables del derribo del vuelo. Rutte ha admitido en una comparecencia pública que la depuración penal de responsabilidades es un asunto "complejo" y "llevará tiempo". En este sentido, ha dicho que, a pesar de que se pueda conocer "lo que pasó" el día de la tragedia, la presentación de pruebas "legales y convincentes" trasciende a las posibles conclusiones políticas.

Lanzado desde una zona controlada por Ucrania

El consorcio ruso de defensa antiaérea Almaz-Antei, fabricante de los misiles Buk, afirmó este martes que el misil que derribó el Boeing malasio fue lanzado desde una localidad controlada por las fuerzas ucranianas.

"Podemos decir sin ninguna duda que si el Boeing fue derribado con un sistema antiaéreo Buk, recibió el impacto de un misil 9M38 lanzado desde la localidad de Zaróschenkoye, controlada por las fuerzas ucranianas", dijo un responsable de Almaz-Antei, Mijail Malishevski.

El director general del consorcio, Yan Novikov, por su parte, aseguró que "los resultados de un experimento desmienten totalmente la información sobre el tipo de misil (que derribó el avión) y sobre el lugar desde donde fue lanzado".

Rusia: "Es una investigación parcial"

Rusia calificó de "parcial" la investigación realizada por las autoridades holandesas. "Rusia está dispuesta a presentar todos los datos en su poder (...), ya que consideramos que la investigación tiene un carácter parcial", dijo Serguei Riabkov, viceministro de Exteriores ruso, a medios locales.

El diplomático consideró "lamentable" que, pese a los numerosos llamamientos rusos a completar una investigación "imparcial", la parte holandesa no tuviera en cuenta en ningún momento la información de primera mano aportada por Rusia. En su opinión, "son evidentes los intentos de presentar conclusiones parciales y, en resumen, de cumplir con un determinado encargo político".

Ucrania acusa a los servicios secretos rusos

Por su parte, las autoridades ucranianas acusaron a los servicios secretos rusos de planear el derribo de este avión: "Personalmente, yo no tengo ninguna duda de que ésta fue una operación de derribo del avión MH17 de la aerolínea malasia planificada por los servicios secretos rusos", dijo Arseni Yatseniuk, primer ministro ucraniano, durante una reunión del Gobierno.

Yatseniuk subrayó que el ataque "se perpetró desde territorio controlado exclusivamente por los guerrilleros rusos, y no hay duda alguna de que separatistas borrachos no saben manejar los sistemas Buk". "Esto significa que esos sistemas fueron manejados exclusivamente por militares rusos", zanjó.