Las reparaciones de los Volkswagen trucados empezarán en enero y terminarán en 2016

  • El nuevo presidente de la automovilística alemana reitera que "por supuesto (las reparaciones) serán de forma gratuita para el cliente".
  • Volkswagen está a la espera de que le autoricen las soluciones técnicas.
  • Berlín necesita unos días para estudiar el plan para reparar los coches trucados.
  • SEAT: "La revisión de las inversiones nos afecta, pero desconocemos cómo".
Vista general de un concesionario Volkswagen.
Vista general de un concesionario Volkswagen.
EFE/Yonhap

El nuevo presidente de Volkswagen, Matthias Müller, ha asegurado que "si todo sale según lo planeado" en enero próximo comenzarán las reparaciones de los vehículos con motores diésel manipulados, una operación que espera que concluya a finales de 2016.

En su primera entrevista desde que asumió el cargo, concedida al diario Frankfurter Allgemeine Zeitung, que adelantó parte de sus declaraciones, Müller dijo que esta semana someterán a las autoridades federales de transporte de vehículos las soluciones técnicas, y si se aceptan comenzarán en enero las reparaciones.

"A finales de 2016 se deben estar arreglados todos los coches", añadió, al cifrar en "sólo" 9,5 millones de los vehículos afectados, frente a los 11 millones que el grupo había previsto. Müller declaró que espera que "haya menos. Pero todavía hay demasiados".

Un gran número de ellos son reparables, según los informes, mediante una actualización de software, pero algunas intervenciones graves en partes del vehículo son probablemente necesarias, "por supuesto, de forma gratuita para el cliente", afirmó.

Ante la magnitud de las reparaciones y penalizaciones, el máximo directivo de Volkswagen anunció el lunes que el grupo deberá tomar medidas dolorosas y revisará su plan de inversiones para hacer frente a las consecuencias financieras del escándalo de la manipulación de emisiones. Según ha reconocido la empresa, el software trucado se encuentra en cinco millones de turismos y 1,8 millones de furgonetas de la marca Volkswagen; 2,1 millones de coches Audi; 1,2 millones de Skoda y 700.000 coches de Seat.

Por otro lado, el consejero delegado de la corporación destacó que sólo "unos pocos empleados" estuvieron envueltos en el caso del software que manipulaba las emisiones del motor EA 189 EU5, en contra de la opinión de que su predecesor, Martin Winterkorn, estaba al tanto de esta situación.

Al mismo tiempo, Müller subrayó que el consorcio Volkswagen podría tener que reducir su tamaño y disminuir su centralización y señaló que cada marca y cada modelo serán analizados para comprobar su contribución a la empresa. No obstante, el directivo apostó por una "evolución" y no por una "revolución", con el fin de que la empresa "vuelva a brillar" en los próximos dos o tres años.

"La crisis nos da la oportunidad de modernizar nuestras estructuras", añadió. Finalmente, el directivo aseguró que la compañía avisó "a tiempo" a los mercados financieros sobre los problemas con las emisiones de los motores diésel. "Basándonos en nuestra comprensión de la ley, informamos a tiempo", culminó.

Berlín ya ha recibido el plan

El grupo Volkswagen envió este miércoles a las autoridades alemanas su plan de acción para arreglar los vehículos diésel trucados, que implicará cambios en el software en el caso de los motores de 2 litros y, muy probablemente, reparaciones técnicas adicionales en los motores de 1,6 litros.

Según explicó el ministro de Transportes alemán, Alexander Dobrindt, Volkswagen cumplió los plazos que se le habían fijado y remitió a la Oficina Federal de Vehículos a Motor un "escrito extenso" con el calendario y las medidas previstas para solucionar el escándalo de las manipulaciones.

El plan implica llamar a los coches a los talleres para su reparación y distintas modalidades de actuación según los motores, como ya había avanzado el martes el grupo al explicar que en algunos modelos sería suficiente una modificación del software, pero que en otros se necesitaría reparar el hardware.

Volkswagen espera tener el nuevo software para los motores de 2 litros este año y comenzar a instalarlos a principios de 2016, pero la solución técnica para los motores de 1,6 litros afectados -3,6 millones de vehículos en Europa- no se espera para antes de septiembre de 2016, por lo que, según Dobrindt, habrá que esperar a ver cuánto se prolonga todo el proceso.

La Oficina Federal de Vehículos a Motor, apuntó el ministro, necesita unos días para examinar el plan del consorcio automovilístico y tomar una decisión "independiente" sobre las medidas presentadas. Serán los expertos de ese departamento quienes decidirán sobre la idoneidad de cada medida planteada, insistió antes de asegurar que el objetivo de su departamento es cerrar los aspectos técnicos lo más rápido posible.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento