Niño ocultándose
El 86% de los casos de abusos sexuales a menores se silencian. IMAGEN CEDIDA POR ASPASI

Un total de 3.364 menores de edad fueron víctimas de delitos contra la libertad sexual en España entre 2013 y 2015, un periodo en el que doce niños y niñas fueron asesinados y 38.495 fueron víctimas de algún delito o falta penal.

Estos son algunos de los datos que se han puesto sobre la mesa en las jornadas nacionales 'Del daño a la recuperación en los menores víctimas de violencia sexual y sus familias', celebradas en El Puerto de Santa María (Cádiz) y organizadas, entre otras instituciones, por la Fundación Márgenes y Vínculos, según ha informado la organización en una nota de prensa.

La mayoría de los delitos cometidos contra menores son por negligencia, seguidos de los maltratos físicos y emocionales

En estas jornadas, Víctor Sancha, jefe del Servicio del Área de Seguimiento de la Subdirección General de Infancia del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, ha ofrecido datos sobre la magnitud de estas agresiones y malos tratos a menores.

Víctor Sancha ha explicado que, según el Registro Unificado de sospecha de Maltrato Infantil (RUMI), en 2014, el número total de notificaciones registradas fue de 17.959, de las que 697 fueron abusos sexuales, 4.707 maltratos emocionales, 3.560 maltratos físicos y 8.995 maltratos por negligencia.

La Dirección General de Servicios para la Familia y la Infancia ha emprendido diversos planes dirigidos a la prevención y erradicación de la violencia contra la infancia, como el segundo Plan Estratégico Nacional de Infancia y Adolescencia (2013-2016), el Plan contra la Explotación Sexual de la Infancia, y el Plan Integral de Apoyo a la Familia (2015-2017), así como reformas legislativas.

Víctor Sancha ha explicado que en España toda la política sobre infancia se hace por consenso y en colaboración y coordinación con otras administraciones, como las comunidades autónomas, e instituciones, como el Defensor del Pueblo o las organizaciones sociales que atienden esta problemática, lo que ha creado un sistema armonizado que ha sido estudiado por otros países europeos.

Cerca de noventa profesionales, desde psicólogos a trabajadores sociales, médicos, abogados o educadores sociales procedentes de distintas comunidades han participado en estas jornadas para analizar esta la atención a menores víctimas de agresiones sexuales desde distintos ámbitos.