El consejero de Economía y Cultura del Ayuntamiento de Zaragoza, Fernando Rivarés, ha asegurado que la reducción de 20 puntos del tipo impositivo del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) de uso residencial —que se situará en el 0,54 por ciento frente al 0,64 actual— beneficiará al 90 por ciento de las viviendas de los zaragozanos y de los comercios de proximidad.

El otro 10 por ciento de las viviendas y locales comerciales experimentarán un ligero aumento en el recibo a partir de 2016 porque son los de mayor valor catastral.

Esta reducción se recoge en el borrador de propuesta de ordenanzas fiscales que han elaborado los técnicos municipales y que tras obtener el visto bueno de Rivarés se ha remitido al resto de los grupos municipales para que hagan sus aportaciones y con el documento que se consensúe se aprobará por el equipo de gobierno de Zaragoza en Común (ZEC).

En rueda de prensa, Rivarés ha explicado que a pesar de esta reducción de 20 puntos del tipo impositivo los ciudadanos comprobarán que se produce una subida de entre 3 y 5 euros al año.

No obstante, ha defendido esta aminoración porque en caso de no aplicarla el IBI podría registrar un aumento de hasta el 27 por ciento debido al vencimiento de las bonificaciones que se han aplicado desde 2013 y "sería una locura y una injusticia", ha estimado.

Rivarés ha defendido esta propuesta frente a la del PP de bajar el gravamen del IBI residencial el 22,3 por ciento al argumentar que con la de los 'populares' se dejarían de ingresar 3 millones de euros que, además, son los que no pagarían las rentas más altas "y donde están los pisos de postín".

IAE

Otra medida que ha expuesto es la subida del Impuesto de Actividades Económicas (IAE) por tramos y a lo más altos para empresas que facturen más un millón de euros anuales.

Asimismo, se actualizará la categoría fiscal de las calles de Puerto Venecia B7 a B3 de modo que "no se les incrementa la presión fiscal, sino que se regula para que pague igual que otras calles del centro de la ciudad".

Al respecto, Rivarés ha subrayado que "no es de recibo que la calificación fiscal de Puerto Venecia sea la misma que algunas calles del barrio de Delicias". En este sentido, ha opinado que "es de justicia social que se le grave más porque paga un 50 por ciento menos que algunas zonas de Torrero".

También ha criticado que en 2015 el Ayuntamiento ha dejado de ingresar 1,5 millones de euros por las bonificaciones a grandes firmas en concepto de generación de empleo, pero ha apostillado que algunos de los contratos eran por meses y con un salario de entre 600 y 700 euros.

Con el conjunto de propuestas de ordenanzas fiscales del borrador remitido a los grupos municipales, Rivarés ha estimado que el Ayuntamiento podría recaudar unos 20 millones de euros más y ha vuelto a abundar en la "justicia redistributiva para mantener unos servicios básicos de calidad en la ciudad".

Empresarios en contra

Rivarés ha dado a conocer este borrador tras un encuentro con el presidente de CEOE Zaragoza, Ricardo Mur, y con el presidente de ECOS, José Antonio Pueyo, para explicarles la propuesta de reformas fiscales.

Ricardo Mur ha indicado que no comparte esta propuesta de ZEC al argumentar que "los empresarios no tenemos que pagar los platos rotos" y ha conminado al Ayuntamiento de Zaragoza a que "adopte las medidas oportunas para que sea sostenible por sí mismo".

El representante de los empresarios ha recordado que en siete años el "IBI ha subido un 40 por ciento y el IAE un 60 por ciento", para asegurar que los empresarios "hemos sufrido mucho" para agregar que hay un importante porcentaje de empresas en pérdidas".

En este sentido, ha opinado que "gravar más a las empresas es profundamente negativo" y ha insistido en que el Ayuntamiento "tiene que tomar medidas eficaces y llegar a un acuerdo con el Gobierno de Aragón para que le pague la deuda y sanear sus cuentas y no solo subir impuestos".

El presidente de ECOS, Juan Antonio Pueyo, ha opinado que se ha producido un "cambio sustancial", al destacar que el actual Gobierno de Zaragoza "ha mostrado sensibilidad hacia la ciudad consolidada, estructurada y con comercios que dan a la ciudad más que reciben".

Pueyo ha dejado claro que como representantes de ECOS "defendemos a los empresarios y estamos en contra del aumento de la presión fiscal porque no es bueno para la supervivencia de las empresas".

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.