El conseller de Territorio, Energía y Movilidad, Joan Boned, ha admitido este martes que la situación de la autovía del aeropuerto de Ibiza es "grave" y se ha comprometido a buscar una solución para intentar que ya no haya problemas de drenaje en esta vía.

Durante el pleno del Parlament, Boned ha explicado que, según los informes, las obras de drenaje ejecutadas en la autovía no se ajustan al proyecto original ni al posterior modificado y "están hechas deprisa porque se tenía que inaugurar la autovía antes de las elecciones, cuando interesaba al PP".

Así, cuando se producen lluvias, en lugar de evacuar el agua, "las saca y las devuelve", por lo que ha defendido la importancia de "empezar a hacer la cosas necesarias, no lo que le interesa políticamente hacer a cada uno".