Jubilados
Una pareja de jubilados, sentados en un vagón de tren. GTRES

Que las crisis golpean en mayor medida a los más desprotegidos, es un hecho. Y que entre ellos, las personas mayores ocupan un lugar preminente, también lo es. Su dificultad para trabajar o encontrar empleo, sus bajos ingresos y una salud más delicada que la del resto de la población, les colocan en la diana de las medidas de ajuste y recortes que los Gobiernos efectúan para cuadrar sus cuentas públicas.

La crisis financiera de 2008 afectó a las pensiones en toda EuropaAsí ha sucedido en Europa durante la recesión que ha asolado el continente en el último lustro. Y así lo revela el Índice Global de Envejecimiento AgeWatch 2015, publicado este miércoles por HelpAge International, que alerta sobre el aumento de la "desigualdad", la "discriminación" y la "austeridad" en un sector de la población cada vez más amplio por el envejecimiento demográfico: cada segundo, dos personas en el mundo cumplen 60 años.

Según el estudio de HelpAge —elaborado con datos de Naciones Unidas, Banco Mundial, Organización internacional del Trabajo y de 40 expertos independientes en desarrollo humano— las medidas de austeridad han sido el principal "golpe" al bienestar de las personas mayores en Europa y América del Norte.

"Aunque la mayoría de estos países tiene disposiciones estatales para la vejez, la crisis financiera de 2008 —seguida de las medidas de austeridad— golpeó duramente a las pensiones y recortó servicios a los mayores en muchos países", asegura el estudio, que también cita otros impactos negativos como "los recortes generalizados en salud y asistencia en el hogar, en la subvención en el transporte y las altas tasas de desempleo entre los 50 a 65 años".

España desciende en tres de los cuatro criterios

Para medir el bienestar de la población mayor, el Índice AgeWatch mide en su estudio cuatro criterios: la salud, los ingresos de los mayores, sus capacidades personales y su calidad de vida en un entorno propicio. Tras ponderar los datos en estos cuatro ámbitos, el índice estima que España ha perdido cuatro puestos en el ranking de los 92 países de los que dispone de datos.

Indice Global de Envejecimiento de España (HELPAGE)

Del puesto 21º que ocupaba en 2014, España ha pasado al 25º en el informe de este año, perdiendo su posición con cuatro países: República Checa, Bélgica, Chile y Panamá. Una caída que HelpAge achaca a la revisión de los datos en materia de educación y competencias y que le deja por detrás de los principales países de la Unión Europea (Alemania, Reino Unido, Francia). Lidera la clasificación Suiza, que arrebata a Noruega el primer puesto. Y la cierra Afganistán, que permanece en la última posición.

  • Seguridad de ingresos: España sube cuatro puestos este año —desde el 41º hasta el 37º y cambia la tendencia de 2014 —cayó 26 posiciones—, aunque sigue flojeando por la baja cobertura de las pensiones (68,2%), que es 23 puntos inferior a los países de su entorno.  Ya en el informe del año pasado se destacaba cómo, pese a sus "modestias pensiones", los mayores españoles habían ayudado a mantener muchos hogares y eso "afectaba a su bienestar por recortar sus recursos disponibles". Un hecho confirmado este mismo lunes por la ONG Educo y su estimación de que el 80% de los abuelos ayuda económicamente a sus descendientes.
  • Estado de salud: Es el baremo donde más destaca España y está por encima de la media europea en esperanza de vida — 83 años de media, según los últimos datos del INE, la más alta de la Unión Europea—, en esperanza de vida 'saludable' y en bienestar psicológico. Mantiene la 3ª posición del ranking en este ratio, que alcanzó en 2014 gracias a la "fortaleza de un sistema público, universal y accesible de salud" que incrementó una esperanza de vida en España que llega a los
  • Entornos favorables: También mantiene su posición España (22ª) en este criterio que engloba las conexiones de los mayores (un 86% cuenta con gente cercana para prestarles ayuda), su seguridad personal (un 68% se sienten seguros cuando caminan por la calle de noche) y la satisfacción que muestran con el desplazamiento en transporte público (71%), todas las cifras por encima del promedio europeo. Frena España así la caída experimentada en el informe de 2014 y producida por una "mayor soledad" y "menos recursos disponibles" para los mayores.
  • Competencias: Es el criterio que peor evoluciona para las personas mayores de España, con una pérdida de 22 puestos (de la 56ª a la 78ª) que agrava la caída de seis puestos (50ª a 56ª) del año anterior. El informe de 2015 ha revisado esta vez los datos de formación de los mayores y ha degradado aún más la clasificación de España: solo el 29,2% de los mayores de 60 años tienen estudios secundarios y apenas el 43,2% de los trabajadores de entre 55 y 64 años están empleados.

Según la ONU existen 901 millones de personas mayores de 60 años en el planeta, un 12,3% del total, porcentaje que irá creciendo hasta alcanzar el 21,5% en el año 2050. Y esto presenta varios retos para HelpAge. Primero, la lucha contra la desigualdad en términos de esperanza de vida, educación e ingresos entre las personas mayores de distintos países y que ha propiciado que en veinte años (de 1990 a 2010) "haya aumentado un 50% la brecha entre los 10 primeros países y los diez últimos de la clasificación".

Y en segundo lugar, la lucha contra la desigualdad de género combinada con la vejez. Según el informe, solo el 46,8% de las mujeres entre 55 y 64 años son laboralmente activas frente al 73,5% de los hombres; además su sueldo es inferior y eso no les permite ahorrar tanto como los hombres para la vejez.