INCENDIO FRAGAS DEL EUME
Un bombero trabaja para apagar el incendio forestal en A Capela Kiko Delgado GTRES

Un modelo matemático desarrollado por investigadores del Centro de Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales (CREAF), el Centro Tecnológico Forestal de Cataluña (CTFC) y de los Bomberos de la Generalitat de Cataluña permite predecir el tipo de incendio que sufrirá un determinado paisaje, en función de su vegetación, terreno y condiciones climáticas.

El estudio ha sido publicado en la revista International Journal of Wildland Fire. Según el CREAF puede "mejorar la planificación de las estrategias de extinción de los incendios y adaptar las medidas de prevención ante el nuevo escenario de cambio climático".

Para desarrollar esta fórmula, los investigadores han analizado los datos de incendios forestales en Cataluña en los últimos 20 años. Los Bomberos de la Generalitat han identificado tres tipos de propagación de incendios forestales y existe un patrón para cada uno de ellos.

El más fácil de controlar es el fuego conducido por la forma del terreno que depende de factores como la pendiente y la orientación de las vertientes. El que aparece en lugares donde se acumula mucha biomasa se propaga de forma virulenta en todas direcciones y se considera más grande y destructivo. Los incendios que dependen de factores que no se pueden modificar, como el viento y la topografía: "Son muy peligrosos y difíciles de controlar, porque el viento puede cambiar de dirección e intensidad de forma súbita", ha afirmado el agente de Graf-Bombers Marc Castellnou.