Seis soldados del Ejército español han muerto, y dos más están heridos, por la explosión de un artefacto (que podría ser un coche bomba) en el sur del Líbano, según ha confirmado el ministro español de Defensa, Jose Antonio Alonso, en una rueda de prensa concedida el domingo 24, a las 20:00 horas.

Tres de los soldados fallecidos eran colombianos yotros tres, españoles.

Soldado "fuera de peligro"

Juan Paz Soler, el soldado mallorquín de 19 años que el domingo resultó herido en un ataque terrorista en el Líbano, sufre quemaduras superficiales en las manos y la cara y se encuentra "fuera de peligro", informó este lunes el comandante jefe de la Oficina de Comunicación de la Comandancia de Baleares, Antonio Ortiz.

Ortiz señaló que el joven permanece ingresado en un hospital de la zona, si bien está previsto que sea trasladado a España.

ufre quemaduras superficiales en las manos y la cara y se encuentra "fuera de peligro"

Paz Soler, nacido el 28 de febrero de 1988, ingresó en el Ejército el 3 de abril del pasado año y está destinado en la Brigada Paracaidista en Madrid.

El pasado 13 de marzo inició su misión en el Líbano, donde ayer resultó herido, junto con otro compañero, Enrique Vázquez Matei, de 21 años y de Madrid, en un atentado terrorista en el que murieron seis militares españoles, tres de ellos de origen colombiano.

El ministro de Defensa, José Antonio Alonso, calificó de "premeditado" el citado ataque, perpetrado contra el vehículo blindado de una patrulla de la FINUL cerca de la ciudad de Jiamen.

El comandante Ortiz explicó que el Ministerio de Defensa se ha puesto en contacto con los padres del Paz Soler, que viven en Palma.

Ortiz no pudo precisar si en la misión en el Líbano hay más soldados naturales de Baleares, si bien aseguró que no hay ninguno adscrito a la Comandancia General de las islas.

Muertos al instante

.Cinco de los soldados murieron prácticamente en el instante de la explosión, mientras un sexto lo ha hecho horas después, en un hospital de Líbano al que había sido trasladado para ser tratado de sus heridas.

El incidente se produjo en Sahel al Derdara, una aldea cercana a Jiam, la mayor ciudad de las que caen bajo la demarcación de seguridad del sector español.

Desde 1990, habían fallecido 129 soldados españoles en misiones en el extranjero . Ahora ya son 135.

Sin duda se trata de un ataque premeditado

El vehículo blindado, de carga, de la ONU quedó completamente quemado y otro resultó dañado con la explosión, cerca del pueblo suroriental de Khiyam.

Coche bomba o artefacto

Alonso explicó que se había producido una explosión de un coche bomba u otro artefacto accionado a distancia al paso del vehículo BMR español en el que viajaban 8 soldados de la Fuerza de Interposición de Naciones Unidas en el Líbano (FINUL) .

"Sin duda se trata de un ataque premeditado", dijo el ministro, quien descartó que la hipótesis de que la explosión se produjera al paso del vehículo blindado por una mina.

La información del posible coche-bomba fue corroborada por fuentes policiales de la región, que informaron que se trataría de un coche Renault Rapid de color blanco, con matrícula falsa y, según la agencia Reuters, es posible que hubiera atacantes suicidas dentro.

"No se descarta" a Al Qaeda

El ministro Alonso fue preguntado si los autores del atentado podrían ser de Al Qaeda: "No se descarta", contestó.

Fallecidos

Los tres militares de origen colombiano, que murieron en el momento del atentado, eran Jefferson Vargas Moya, de 21 años de edad; Jackson Castaño Abadía, de 20 años; y Juan Erickson Posada, de 20 años.

Los dos militares españoles que perdieron la vida en ese momento eran Jonathan Galea García, natural de Madrid y de 18 años de edad; y Juan Vidoria Díaz, de 20 años y nacido en Avila. Posteriormente, en el hospital, ha fallecido David Puerta Ruiz, de 19 años y natural de Sevilla.

En la misma explosión resultaron heridos otros dos militares más: Enrique Vázquez Matei, de 21 años y nacido en Madrid, y Juan Paz Soler, de 19 años y natural de Mallorca.

La mayoría de las fuerzas españolas enviadas al Líbano proceden de la Brigada de Infantería Ligera Paracaidista "Almogávares" VI, con sede en las localidades madrileñas de Paracuellos del Jarama y Alcalá de Henares.

Reemplazo inminente

Estos soldados son los primeros fallecidos del contingente español en Líbano que llevaba desplegado desde septiembre del 2006, durante los enfrentamientos entre el ejército israelí y Hezbolá.

El reemplazo de estas tropas estaba destinado a realizarse progresivamente desde el 7 al 16 de julio.

Los soldados que sustituirán a los actuales procederán de La Brigada Ligera Aerotransportable de Figueirido (Pontevedra) y del cuartel de Cabo Noval de Asturias.

La explosión se produjo al paso de dos vehículos militares españoles.

España mantiene en el sur del país un contingente de unos 1.100 militares, la mayoría pertenecientes a la Brigada Paracaidista (BRIPAC) y a la Fuerza Logística Terrestre.

Se encuentran asentados en la base española 'Cervantes', sede de la Brigada Multinacional del Sector Este de FINUL, que lidera España.

Amenazas

Según la agencia Reuters, un portavoz del grupo sunní Fatah al Islam, que lucha contra el Ejército libanés en Trípoli y al que se supone cercano a Al Qaeda, amenazó hace tres semanas a las fuerzas de la FINUL porque las responsabilizó de haber bombardeado el campo de refugiados palestinos de Nahr al Bared, donde se producen los mayores enfrentamientos. FINUL lo negó.

Una semana después, se encontró y desactivó una pequeña bomba en una playa cerca de Tiro, donde suelen ir a descansar militares de FINUL.

Antes de este último ataque contra el contingente español, los miembros de FINUL habían sufrido 260 bajas desde que, en 1978, llegaran a Líbano tras haber sido invadido por Israel.

Condena de Hizbullá

En un rápida reacción al conocerse el atentado, un portavoz de Hizbulá ha condenado el atentado y lo calificó de "una acción sospechosa, que perjudica a los habitantes del sur del Líbano y aumenta la inseguridad".