Ordenador
Un policía consultando un ordenador con material pornográfico. ATLAS

Un juzgado de Móstoles (Madrid) ha ordenado que se haga la autopsia, y se le remita el informe correspondiente, del joven de 21 años que se suicidó el jueves saltando por una ventana cuando la Policía llegó a su casa en el citado municipio para registrar un ordenador desde el que se había distribuido material pedófilo.

Según publica hoy el diario El Mundo, el suceso ocurrió el jueves en una vivienda de la Avenida de la Constitución, a la que varios agentes acudieron para localizar un ordenador desde el que se habían difundido imágenes sexuales de menores y determinar quién podía haber cometido este delito.

Los agentes iban acompañados por la comisión judicial correspondiente, como es pertinente, y antes de que comenzasen el registro el joven dueño del ordenador dijo que iba a coger algo y aprovechó para saltar por una de las ventanas de la casa, en presencia de todos los congregados y de su madre.

Fuentes policiales han precisado que las diligencias sobre este suceso se remitieron al juzgado, como siempre ocurre en estos casos.

La magistrada del Juzgado de Instrucción 6 de Móstoles, en funciones de guardia, fue la encargada de levantar el cadáver y ordenó practicar la autopsia y que se le remita el informe correspondiente, según han informado fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

Fuentes de la investigación y jurídicas han precisado que ese es el trámite habitual cuando se produce una muerte no natural, aunque en este caso está claro que se trató de un suicidio porque varias personas lo presenciaron.

Consulta aquí más noticias de Madrid.