Atentado de Boko Haram
Imágenes del atentado de Boko Haram en una mezquita de Kano el pasado mes de noviembre. GTRES

Cerca de 150 personas han muerto en dos ataques perpetrados en los últimos días por presuntos milicianos de Boko Haram en el noreste de Nigeria que asaltaron varias localidades del estado de Borno y mataron a hombres, mujeres y niños, informan medios locales.

En la noche local del martes, un grupo de hombres armados pertenecientes al grupo yihadista atacó las aldeas de Mussaram I y Mussaram II, en el distrito de Moguno, y se llevó a casi 50 hombres, que luego ejecutó.

Muchas de las víctimas fueron atacadas mientras celebraban el ramadám en su mezquita

Ayer otro ataque de Boko Haram en la localidad de Kukawa, a unos 30 kilómetros de Monguno y cerca del lago Chad, dejó casi un centenar de muertos, después de que los milicianos dispararan a las personas que estaban en la mezquita y luego quemaran decenas de casas.

"Atacaron varias mezquitas donde la gente del pueblo se había reunido para rezar antes de ir a casa y poder comer, tal y como obligan las normas del ramadán", el mes sagrado musulmán, explicó un miembro del Gobierno local al periódico Premium Times.

Desde la toma de posesión del presidente de Nigeria, Muhammadu Buhari, a finales de mayo, Boko Haram ha intensificado su campaña de atentados y ataques en el noreste del país, que el último mes han causado centenares de muertos.

Recientemente el Gobierno nigeriano anunció que ha comenzado los preparativos para trasladar el centro de mando de las operaciones antinsurgencia a Maiduguri, la capital del estado nororiental de Borno, uno de los más afectados por la violencia del grupo yihadista, para mejorar la respuesta del Ejército.

Desde el pasado 14 de febrero, la fuerza conjunta liderada por Nigeria y Chad ha logrado desalojar a Boko Haram de más de 60 localidades que controlaba en su intento de establecer un califato islámico en el noreste del país.