El abogado defensor de Raúl González, Endika Zulueta, destacó este miércoles que la principal prueba incriminatoria contra su cliente fue una declaración de otro de los acusados, Iván Granados, que aseguró en dependencias de la Guardia Civil que José Emilio Suárez Trashorras le había confesado que fue González quien le había proporcionado la dinamita.

El joven asturiano no reconoció a 'El Rulo'
No obstante, Granados confesó después que le implicó porque los agentes le prometieron "una pizza y que le pondrían en la calle" si le incriminaba.

Zulueta destacó que se le mostraron a Granados fotos de su defendido, conocido como "El Rulo", y que el joven asturiano no le reconoció en ningún caso.

Dijo además que González sólo trabajó en Mina Conchita, de donde se extrajeron los explosivos utilizados en los atentados, hasta el 7 de diciembre de 2003 y que fue él quien pidió el cambio a otra explotación de la misma empresa, Mina Collada.

"Cambia porque le viene mejor y pide ir a una mina donde el control de explosivos es mayor y no hay tantos problemas como en Mina Conchita", destacó el abogado que intentó mostrar la incongruencia de que una persona acusada de traficar con explosivos pida este cambio a un lugar donde sería más difícil robar dinamita.

Delitos de 'El Rulo'

Raúl González Peláez, alias "El Rulo", está acusado de los delitos de asociación ilícita y suministro de explosivos, por los que la Fiscalía solicita en su caso un total de 8 años de prisión.

Pide ir a una mina donde el control de explosivos es mayor y no hay tantos problemas

"El Rulo" trabajaba como minero-artillero en Mina Conchita, donde había sido compañero de José Emilio Suárez Trashorras.

Se encargó de proporcionar al ex minero asturiano la dinamita que éste le solicitaba y de esconderla en el monte a cambio de cocaína, según la fiscal Olga Sánchez.

Actualmente se encuentra en libertad con cargos y permaneció dos años en prisión.