Las nuevas caras para la renovada cúpula del PP: entre la juventud y la experiencia

  • Mariano Rajoy ha anunciado ante la Ejecutiva los cambios para renovar el PP.
  • Propone como nuevos vicesecretarios a Fernando Martínez Maíllo, Javier Maroto, Andrea Levy, Pablo Casado y Javier Arenas, el único que repite.
  • Jorge Moragas, actual jefe de gabinete de Rajoy, será jefe de campaña en las elecciones generales, en sustitución de Carlos Floriano.
  • Martínez Maillo está imputado por un caso de administración desleal.
De izquierda a derecha y de arriba a abajo: Fernando Martínez Maíllo, Pablo Casado, Andrea Levi y Javier Moragas.
De izquierda a derecha y de arriba a abajo: Fernando Martínez Maíllo, Pablo Casado, Andrea Levi y Javier Moragas.
ARVHICO

Mariano Rajoy ha anunciado ante la Ejecutiva los cambios para renovar el PP. Propone como nuevos vicesecretarios a Fernando Martínez Maíllo, Javier Maroto, Andrea Levy, Pablo Casado y Javier Arenas, el único que repite. Jorge Moragas, actual jefe de gabinete de Rajoy, será jefe de campaña en las elecciones generales, en sustitución de Carlos Floriano.

Así son las nuevas caras de la cúpula del PP:

Jorge Moragas

Elegido director de la campaña de las elecciones generales del PP, seguirá siendo la 'mano derecha' de Mariano Rajoy en el Gobierno como director de su gabinete. Moragas fue durante los últimos años en la oposición una pieza clave en la estrategia de este partido para su victoria en las elecciones generales de 2011. Diplomático de carrera, ha compatibilizado su puesto en el Gabinete con la tarea de cicerone de Rajoy en las reuniones con mandatarios extranjeros, labor que ha ejercido desde 2008 por su reputación en el ámbito de la UE y entre los embajadores acreditados en España.

Nacido en Barcelona en 1965, fue coordinador de Presidencia del PP, además de responsable de Relaciones Internacionales, desde el congreso de Valencia en 2008. Su aportación al partido ha sido importante en Cataluña, al ser uno de los artífices del cambio de perfil, más centrista y moderado, que el PP emprendió en esta comunidad hace más de una década.

Moragas ya trabajó en la Moncloa como integrante de la Secretaría General de la Presidencia en el primer Gobierno de José María Aznar, en 1996. Licenciado en Derecho y diplomático de carrera desde 1995, Aznar le nombró secretario de Relaciones Internacionales del partido en 2002, cargo que ha mantenido de forma ininterrumpida, también en FAES, el laboratorio de ideas del PP que dirige el exjefe del Ejecutivo.

Firme defensor de la libertad en Cuba, el "salto a la fama" lo dio el 15 de octubre de 2004, cuando fue expulsado de la isla por el régimen castrista por pretender reunirse con la disidencia. En aquel viaje, también se hizo célebre la mochila que lleva a todos los sitios y que da nombre a su blog. Otra de sus valías en el PP es haber logrado contagiar a Rajoy el interés por las nuevas tecnologías, animándole a que abriera cuentas en Facebook y Twitter para extender su mensaje en las redes sociales.

A su vocación de "hombre de mundo" desarrollada como diplomático une su predilección por las motos -su medio de transporte habitual- y por el cómic. Es diputado del PP por Barcelona desde 2004 y mantiene relaciones fluidas con gobiernos europeos. En 2007 recibió en Miami (EE UU) el Premio de la Libertad, que le otorga la asociación estadounidense "Florida Bankers", por su apoyo a las relaciones transatlánticas y a la transición democrática en Cuba. Es, además, patrono de la Fundación Consejo España-Japón. Está casado y tiene dos hijas.

Pablo Casado

Mariano Rajoy cree saber lo que necesita el PP para afrontar el difícil reto de los próximos comicios generales y, convencido de que Pablo Casado lo reúne en grandes dosis, le ha elevado al cargo de vicesecretario general de Comunicación. Es un escalón más, el más importante hasta ahora, en la carrera política de quien en los últimos meses se ha convertido en uno de los principales dirigentes que defienden los postulados del PP en tertulias, mensajes de Twitter, entrevistas, ruedas de prensa... Toda esa labor, reforzada desde que fue designado portavoz del PP para la campaña de las elecciones municipales del pasado 24 de mayo, es la que ha hecho que este palentino de 34 años y que atesora ya un largo currículum político, sume a partir de ahora un cargo de tanta responsabilidad como el de vicesecretario de Comunicación.

Abogado y economista, actual diputado por Ávila y expresidente de Nuevas Generaciones de Madrid durante ocho años, se ha convertido en la cara más amable, joven y mediática del PP para propagar su mensaje. En un partido que tiene pocos jóvenes en su dirección y que está viendo cómo en los últimos días muchos de sus históricos son desalojados del poder y dan un paso atrás, Pablo Casado representa renovación generacional y supone un envite contra otras formaciones repletas de dirigentes noveles.

En muchas de sus declaraciones ha venido defendiendo la mezcla de experiencia y juventud para que el PP mantenga y recupere la confianza de los electores, pero a la hora de opinar sobre cuál es el mejor perfil como candidato del partido para las elecciones generales, no duda: el que representa Mariano Rajoy. Lo dice alguien que ha trabajado muy de cerca con un referente del PP como José María Aznar porque fue su director de gabinete entre 2009 y 2012, un periodo en el que ha asegurado en repetidas ocasiones que aprendió mucho del expresidente. Esa cercanía ha llevado a considerarle un delfín de quien fuera ocho años inquilino del Palacio de la Moncloa, circunstancia que no ha lastrado en absoluto su ascenso en el partido como lo demuestra el nombramiento.

Su biografía, que le liga también a Esperanza Aguirre ya que fue diputado en la Asamblea de Madrid entre 2007 y 2009, recuerda que completó su formación en Harvard y Georgetown, que está casado y que tiene dos hijos. Una de las mayores alegrías de su vida después de meses de preocupación fue ver como su hijo Pablo superaba las complicaciones de haber nacido a las 25 semanas de gestación y pesando sólo 700 gramos. Fue sin duda un motivo para que aflorara la sonrisa fácil del nuevo vicesecretario del PP, de trato afable con los periodistas y que ha protagonizado intensas batallas televisivas en tertulias contra adversarios políticos como su tocayo Pablo Iglesias.

Pero no ha faltado quien ha arremetido contra él por intervenciones de años atrás en las que aseguraba que en el siglo XXI no puede estar de moda ser de izquierdas y estar "todos los días con la guerra del abuelo, la memoria histórica". Rajoy entiende que puede ser un acicate para que el PP logre el voto de los jóvenes españoles, esos jóvenes que Casado ha dicho en más de una ocasión que son del Partido Popular aunque no lo sepan porque esta fuerza política representa un proyecto inconformista, reformista y liberal. Un partido en el que Casado parece que puede tener mucho más que decir y decidir en el futuro.

Andrea Levy

Levy (Barcelona, 1984) fue en mayo de 2012 la principal sorpresa del congreso del PP catalán al nombrarle la líder del partido, Alícia Sánchez-Camacho, vicesecretaria de Estudios y Programas, un cargo que ahora desempeñará en Génova tras ser nombrada por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Tres años después de ser la sorpresa en un congreso del PP catalán, Levy aterriza a los 31 años en la política española también por sorpresa --su nombre no aparecía en las quinielas-- y para contribuir a la renovación del partido impulsada por Rajoy tras las municipales y autonómicas.

Durante estos tres años, la plataforma de Levy --licenciada en Derecho por la UB y diplomada en Relaciones Internaciones y Protocolo por la Escuela Internacional de Protocolo de la UPF-- han sido principalmente las tertulias en los medios de comunicación. Sin el altavoz público que puede suponer un escaño en el Parlament o en el Congreso, la joven dirigente popular se ha hecho un nombre en la batalla dialéctica en radios y televisiones, donde le ha tocado defender las tesis del PP en pleno debate soberanista.

Aun así, Levy se ha distinguido también por exponer sus propias opiniones, lo que en ocasiones la ha llevado a cuestionar algunas de decisiones de su partido, como cuando los diputados populares se abstuvieron en el Parlament en la Ley contra la homofobia. Compañeros suyos en el partido la definen como una "firme defensora de los derechos civiles individuales" que reclama que el partido sea más abierto y moderado, además de como una persona próxima, moderna y con capacidad de crear equipos".

"Constante" es el adjetivo más repetido por los miembros del PP consultados, que se muestran convencidos de que lo hará bien y de que su colaboración con Jorge Moragas -nombrado jefe de campaña de Rajoy- será fructífera. Ahora, como sustituta de Esteban González-Pons al frente de la vicesecretaria de Estudios y Programas, tendrá entre sus retos contribuir a modernizar el partido, y reforzar el programa del PP después de los malos resultados en las elecciones municipales y autonómicas del 24 de mayo.

Fernando Martínez-Maillo

El nuevo vicesecretario de Organización del PP, Fernando Martínez-Maillo, es un abogado de 45 años que ha desarrollado la mayor parte de su vida política en la Administración Local en Zamora, donde es presidente de la Diputación Provincial desde hace doce años.

Martínez-Maillo, casado y con una hija, comenzó su carrera política en 1999, tras ejercer antes como abogado y ser responsable de la Asociación de Jóvenes Empresarios de Zamora, cuando entró como concejal en el Ayuntamiento de Zamora y ejerció como edil de Deportes, además de ocupar la viceportavocía del PP. Al año siguiente, renunció al cargo para ir en la lista al Congreso de los Diputados y conseguir su escaño por la circunscripción de Zamora en la VII Legislatura. Pero en 2003 regresó a la política municipal para ir de número dos en las listas al Ayuntamiento de Zamora y ser candidato a presidente de la Diputación Provincial, cargo que ocupa desde mayo de ese año.

De forma paralela a su entrada en la Corporación provincial, Martínez-Maillo fue elegido miembro de la comisión ejecutiva de la Federación Española de Municipios y Provincias en 2003 y al año siguiente accedió a la presidencia del Partido Popular de Zamora. Durante sus tres mandatos al frente de la Diputación zamorana, Martínez-Maillo ha logrado mayoría absoluta en la Corporación provincial. Después de las elecciones del pasado mayo, el Partido Popular volvió a obtener trece de los veinticinco diputados provinciales, lo que le permite afrontar el nuevo mandato con mayoría absoluta.

Tras dos mandatos en los que fue diputado provincial como concejal del Ayuntamiento de Zamora, en las pasadas elecciones municipales decidió cambiar el consistorio de la capital zamorana por el del pueblo del que desciende, Casaseca de las Chanas, un municipio de 380 habitantes del que el pasado día 13 de junio fue nombrado alcalde. Martínez-Maillo forma parte de la directiva nacional del Partido Popular desde el año 2004. Su amistad con el presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, llevó incluso a que éste estuviera presente en su boda en el año 2011.

En la actualidad, Martínez Maillo está bajo investigación por un caso administración desleal cuando formaba parte del Consejo de Administración de Caja España. Está imputado por este hecho y aún debe declarar ante el juez.

Javier Maroto

Javier MarotoJavier Maroto, desbancado de la Alcaldía de Vitoria por un pacto de la oposición, ha visto cómo Mariano Rajoy recompensaba su victoria electoral, aunque insuficiente para repetir mandato, al nombrarle vicesecretario general sectorial del PP, un cargo de nueva creación. Su reelección como alcalde estuvo en el aire hasta la misma mañana del sábado debido a que el pacto PNV-PSE saltó por los aires poco antes de la votación, aunque finalmente fue elegido Gorka Urtaran (PNV) gracias al apoyo de EH Bildu, Sumando-Hemen Gaude e Irabazi. Y ello a pesar de que en las pasadas elecciones Maroto (Vitoria, 1972) no sólo revalidó su actual representación, sino que sumó 3.000 votos más que en 2011, y se convirtió en el único regidor del PP de una capital de provincia que logró tener más respaldo ciudadano que hace cuatro años.

Un resultado electoral que el presidente del Gobierno y del PP, Marino Rajoy, ha premiado con un cargo de nueva creación, que según han explicado fuentes próximas al PP, viene a ser 'el número 4' del partido, ya que la Vicesecretaría Sectorial "agrupa todas las áreas" y tiene un importante peso político y programático.

En la última parte de su mandato Maroto ha desatado la polémica con sus declaraciones contra el colectivo de inmigrantes de origen magrebí, a quienes acusó de vivir de las ayudas sociales y de no querer trabajar, lo que le ha granjeado el rechazo de toda la oposición y de varios colectivos sociales de la capital vasca, que le han tachado de racista y xenófobo. Tras las elecciones y, con el objetivo de evitar un frente contra él que le impidiera repetir como alcalde, como finalmente ha sucedido, ha intentado suavizar sus palabras y ha ofrecido a la oposición un "compromiso ético" para el acuerdo basado en la lucha contra el racismo y contra el fraude, independientemente de quién sea la persona que lo cometa.

Aunque no ha ocultado su homosexualidad, tras las elecciones anunció públicamente que tiene previsto casarse después del verano con su novio, tras 19 años de relación.

Durante su mandato, Maroto ha enarbolado la bandera de la ciudad "por encima de todo", incluso de los intereses del PP. Ha contravenido las directrices populares al defender el cierre de la central nuclear de Garoña (Burgos) lo que le llevó incluso a romper la disciplina de su partido en la Cámara vasca (también es parlamentario) y respaldar una iniciativa que pedía el desmantelamiento de la planta burgalesa. Lo mismo ha ocurrido con la fracturación hidráulica, conocida como "fracking", una técnica para la extracción de gas que Maroto percibe como "un posible riesgo" y que rechaza a pesar de contar con el visto bueno del PP.

La carrera política de Maroto en el Ayuntamiento comenzó en 1999 cuando la candidatura encabezada por el actual ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, ganó las elecciones y él fue designado concejal de Hacienda, responsabilidad que desempeñó hasta 2007. Cuatro años después el PP volvió a ganar los comicios municipales y Maroto se convirtió en alcalde, cargo que ejerció hasta el pasado sábado.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento