Un miembro del grupo Fatah corre para protegerse durante enfrentamientos contra militantes de Hamas en Gaza
Un miembro del grupo Fatah corre para protegerse durante enfrentamientos contra militantes de Hamas en Gaza. (EFE)

El presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) y líder del movimiento nacionalista Al Fatah, Mahmud Abás, y el primer ministro y jefe del grupo islamista Hamás, Ismail Haniye, han emitido un comunicado conjunto pidiendo el cese de hostilidades entre facciones rivales, informó la oficina de la Presidencia.

Aunque aparecieran los propios Abás y Haniye para pedir el alto el fuego sigue la lucha


Ambos dirigentes han depositado su confianza en mediadores egipcios, que se reunirán en las próximas horas con representantes de Hamás

Los dos dirigentes habían hecho previamente por separado distintos llamamientos en este sentido y la oficina del presidente dijo que ambos coinciden en el principio de que debe cesar la violencia que, desde el pasado domingo, ha causado casi 80 muertos en la franja de Gaza.

El llamamiento conjunto ha sido emitido después de que mediadores egipcios hicieran un último intento de resolver la crisis por la vía diplomática y se reunieran con representantes de Hamás, informaron las fuentes presidenciales.

Condiciones de Hamás

Hamás pide a Egipto que garantice un acuerdo para "salvaguardar el Gobierno de Unidad Nacional" (que Al Fatah decidió ayer abandonar mientras sigan los combates), que se reclute personal para las fuerzas de seguridad conjuntas y que se entregue a la Justicia a los "criminales de ambos bandos".

Hamás podría completar en las próximas horas su control sobre toda Gaza, después de haber acorralado a las últimas fuerzas de Al Fatah en la franja


Los mediadores han entregado estas condiciones al presidente y hoy se celebrará en la Mukata de Ramala, donde se encuentra Abás, una reunión de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) en la que se examinará la propuesta.

En Gaza, sin embargo, la batalla sigue y en el centro de la capital se oyen constantemente caer proyectiles de mortero y granadas antitanque.

Mohamed Abdala, un vecino del barrio donde se encuentran los cuarteles generales de las fuerzas de seguridad en torno a los cuales se están desarrollando las más duras batallas, comentó el comunicado de los dos líderes diciendo que mientras ellos hablan "nadie acaba con los tiros en la calle".

"Aunque aparecieran los propios Abás y Haniye para pedir el alto el fuego seguiría la lucha", sentenció.

Hamás se hace con Gaza

El movimiento islámico Hamás podría completar en las próximas horas su control sobre toda Gaza, después de haber acorralado esta noche a las últimas fuerzas de Al Fatah en sus dos bases principales en la capital de la franja.

El cuartel general de la Seguridad Preventiva y el complejo Al Anzar, sede de los cuerpos de seguridad paramilitares, están rodeados por unos dos mil hombres de la milicia Azedin Al Kasam, de Hamás, que "les han cortado todas las líneas de aprovisionamiento", dijeron fuentes de ese grupo armado.

Un portavoz de la Presidencia palestina confirmó que la táctica de los islamistas es concentrar todas sus esfuerzos en un mismo blanco, desgastar a los atrincherados y obligarlos a rendirse.

"Nuestro objetivo son los aparatos de seguridad, estén donde estén", explicó el portavoz de Azedin Al-Kasam, Abu Obaida, que ha dado un plazo de 48 a las fuerzas oficialistas para que depongan las armas.

Por medio de esta táctica, han conseguido apoderarse de casi toda la franja, incluida la frontera con Egipto, este miércoles.

Obaida afirmó que también el paso de Rafah está bajo su control, pero que sus milicianos no han entrado en la terminal "porque no es seguro para ellos, debido a que hay aviones no pilotados de Israel sobrevolando y las autoridades israelíes los vigilan con cámaras".