El número de estudiantes aragoneses que aspiran a ingresar en la Universidad se ha reducido un 35,5% en la última década. Así, de los 6.447 jóvenes que se presentaron en 1996 se ha pasado a los 4.162 que desde mañana se enfrentarán a las pruebas de acceso.

Esta cifra es inferior a la del curso pasado, cuando se presentaron 4.194 alumnos. La reducción se debe, sobre todo, al descenso demográfico y al fracaso escolar, ya que sólo un 40% de los alumnos de segundo de bachillerato han aprobado todo en junio.

Otro de los motivos de esta reducción es que cada vez mayor número de estudiantes optan por la Formación Profesional en lugar de intentarlo en la Universidad, entre otras cosas, porque ofrece mejores perspectivas profesionales y requiere menos tiempo de preparación, y menores exigencias en el estudio.

Las pruebas se harán entre mañana y el jueves en diez sedes universitarias de Zaragoza, Huesca, Teruel, Alcañiz y Barbastro y los resultados se publicarán el 22 de junio. Aquí serán en Interfacultades, la escuela de Estudios Sociales y las facultades de Ciencias, Económicas, Derecho y Medicina.

La Universidad de Zaragoza ha modificado este año las normas de la selectividad para garantizar aún más el anonimato de los alumnos en el momento de la corrección de los exámenes. A partir de ahora, la identificación se hará a través de un código de barras que permitirá, además, elaborar las listas de calificaciones de manera automática.