María Dolores de Cospedal, Jesús Gómez y Esperanza Aguirre
María Dolores de Cospedal, Jesús Gómez y Esperanza Aguirre en un acto público -imagen de archivo-. PP Madrid

Los comicios locales y autonómicos del próximo 24 de mayo han alborotado los municipios de Madrid hasta el punto de que varios alcaldes de grandes municipios se han rebelado ante la decisión de sus partidos de apartarles de la carrera electoral.

Beatriz Arceredillo, alcaldesa de Parla (125.323 habitantes), anunció este miércoles su salida del Partido Socialista de Madrid (PSM) para presentarse por la formación de unidad vecinal Mover Parla.

La primera edil accedió al puesto de forma accidental tras la detención de su compañero José María Fraile en el marco de la operación Púnica, que dejó tocado el penúltimo gran bastión socialista en la región junto con Fuenlabrada.

Su perfil crítico con el exsecretario general madrileño Tomás Gómez le hacía acreedora de las simpatías de la gestora impuesta por Pedro Sánchez para dirigir el partido en Madrid. También le garantizaba un puesto preferente en la lista socialista a la Asamblea de Madrid —cuando no, la candidatura a la Alcaldía—, pero la dirección colegiada ha decidido apartarla acusándola de ser un "verso suelto", motivo por el que Arceredillo ha solicitado la baja del PSM, aunque se mantendrá como alcaldesa hasta la cita con las urnas.

La lista del PSOE la encabezará Cristina Vélez, secretaria de Organización local.

"Aguirre pone y quita candidatos"

Esperanza Aguirre ha tenido más problemas. Jesús Gómez, alcalde de Leganés (186.696 vecinos), se autoproclamó candidato la segunda semana de marzo sin esperar a que el comité electoral del PP de Madrid le diese el visto bueno. A pesar de haber sido asesor de la 'lideresa', desafió a su jefa de filas, que le había instado a aducir "motivos personales" o "cansancio" para no repetir.

Jesús Gómez y Baltasar Santos han acusado a Esperanza Aguire de actuar con autoritarismo"Nosotros solo hemos seguido la legalidad y los estatutos", justificó Gómez. Aguirre le definió como "un crack" que carecía, a su juicio, de "inteligencia emocional". Dos semanas después, anuló su candidatura y nombró en su lugar a una mujer de su confianza, la viceconsejera de Empleo y diputada autonómica María Eugenia Carballedo.

La situación se repetía esta semana con Baltasar Santos en Navalcarnero (26.364 habitantes). Aguirre cambió su candidatura por la de Esther Platero debido a su imputación en tres causas judiciales por prevaricación y malversación. La más famosa, destapada por el diario El País, se debe a la construcción de una red de cuevas bajo el suelo de la plaza principal del municipio.

La reacción del dirigente de Navalcarnero (26.364 habitantes), plasmada en un comunicado público emitido desde el Ayuntamiento, fue más contundente: "Se ha llevado a cabo una estrategia desde el partido regional de deterioro de mi imagen [...] Esperanza Aguirre, pone y quita candidatos, nombra y destituye a las personas; y desoye siempre de manera autoritaria cualquier opinión que se tenga desde las bases del partido. La responsabilidad del daño [...] es sólo y exclusivamente de quien tiene el poder [...] y no es otra que la presidenta regional".

Renovación en Rivas

Izquierda Unida ha conseguido que Rivas-Vaciamadrid (80.483 residentes), el municipio de mayor importancia gobernado por la formación en España, llegue a las elecciones sin altibajos, pero no ha sido a coste cero.

Un informe de la Cámara de Cuentas sobre el descuadre contable de 21 millones de euros en la Empresa Municipal de la Vivienda y las divisiones internas por los contratos municipales adjudicados mediante concurso al hermano de Tania Sánchez terminó con la dimisión de José Masa, alcalde desde 2003, en mayo de 2014. Su sustituto fue Pedro del Cura, que ha sido ratificado como candidato.

Consulta aquí más noticias de Madrid.