El Bloque Nacionalista Galego (BNG) exige al Gobierno que paralice la nueva regulación sobre pesos y dimensiones máximos autoridades para los camiones que circulan por las carreteras españolas, con la que no está de acuerdo el sector del transporte de mercancías, y reclama que se abra una negociación con los profesionales.

En una proposición no de ley que será debatida en el Pleno del Congreso y que recoge Europa Press, los nacionalistas gallegos hacen referencia a la propuesta de modificación del reglamento de pesos y dimensiones de los vehículos de transporte de mercancías por carretera que el Ministerio de Fomento presentó en mayo de 2014.

En dicho documento, se planteaba la posibilidad de elevar a 60 toneladas la masa máxima admitida y a 25,25 metros la longitud de los camiones, previa autorización de la Dirección General de Tráfico (DGT), así como de incrementar hasta los 4,5 metros la altura máxima permitida para los camiones rígidos de más de 158 toneladas o vehículos articulados. De estos cambios quedaban excluidos, no obstante, los camiones que transportan mercancías peligrosas.

Rechazo del sector

Estos planteamientos provocaron el rechazo "frontal" del sector del transporte por carretera, que a través del Comité Nacional de Transportes aseguró que la propuesta carecía de rigor técnico y seguridad jurídica y era "imprecisa e interpretable", alertando tanto del efecto que estas medidas tendrían en la actividad económica y el empleo —a camiones más grandes, menor número necesario— y sobre la rentabilidad —a más oferta, menores precios—.

Esto provocaría que "gran parte de los vehículos pesados huyan de las autopistas hacia las carreteras convencionales", con un consecuente "impacto negativo" en la seguridad viaria y un mayor deterioro de las infraestructuras. Además, el sector lamentaba la falta de una normativa "homogénea y coherente" en toda la UE sobre los pesos y dimensiones de los camiones.

Así las cosas, el BNG critica que el Gobierno mantenga su propuesta, haciendo que "las posiciones estén hoy más enfrentadas que nunca". "De nuevo el Gobierno, muy lejos de dialogar y de intentar acercar posturas, trata de imponer su criterio sin contar con el sector", reprochan los nacionalistas gallegos, que recuerdan que el transporte de mercancías por carretera aporta el 5,5% del PIB y emplea a unas 850.000 personas.

Por eso, reclama al Ejecutivo que paralice esta regulación y que negocie un acuerdo consensuado con el sector para "evitar los graves problemas que generaría" la aplicación de un aumento en las taras y dimensiones permitidas en los camiones. Asimismo, propone al Gobierno que promueva en Bruselas una normativa europea en esta materia aplicable a todos los estados miembros por igual.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.