Los oratorios musulmanes no dejan de aumentar en Catalunya y ahora mismo la mitad de las mezquitas están en el área metropolitana de Barcelona, mientras el litoral de Girona concentra buena parte del resto.  Precisamente, dado al incremento de la presencia de la religión islámica, entre otros motivos, los musulmanes se esfuerzan para abrir sus templos a la población para disipar miedos.

De las 169 mezquitas registradas en Catalunya actualmente, el 50% está ubicado en el área de Barcelona, y, entre ellas, 22 están en la comarca del Barcelonès.

En las comarcas de costa de Girona, hay 36 oratorios, quedando sólo 6 más en el resto de la provincia. A la cola en número de locales donde ejercer el culto islámico quedan Tarragona con 20 oratorios y Lleida con 14.

Los motivos de esta distribución se hallan no sólo en la gran cantidad de población que vive en el área de Barcelona, sino también en la posibilidad de encontrar una salida laboral. «La reagrupación familiar se ha llevado a cabo en los municipios donde hay más oferta de trabajo y mano de obra», explica a 20 minutos Mohadmed Halhoul, portavoz del Consell Islàmic Cultural de Catalunya, y aclara que el mapa de oratorios se corresponde con el arraigo de la población musulmana.

Frente al desconocimiento que todavía existe sobre el islam, la tercera confesión más seguida en Catalunya, Halhoul destaca que «los inmigrantes empiezan a participar con los vecinos y se involucran en proyectos de ciudad». «La presión mediática sobre temas que atañen al islam y la utilización de la inmigración por algunos políticos generan este miedo», apunta Halhoul.

Abrir las puertas y darse a conocer

37 mezquitas catalanas abrieron sus puertas el sábado con el objetivo de dar a conocer los ritos musulmanes y disipar los posibles miedos a la actividad que se desarrolla en los oratorios. «Estamos acostumbrados a encontrarnos en los parques, en el mercado..., ¿por qué no en la casa de Dios?», exponía uno de los organizadores de la jornada, Mohadmed Halhoul.

Najem al-Hassan dir. centre islàmic

«No pueden utilizar la confrontación con los inmigrantes por votos»

El imán y director del Centre Islàmic, Najem al-Hassan, fue de los primeros en pedir que, a raíz de la detención de 13 presuntos terroristas islamistas en Catalunya, no se criminalizara al colectivo musulmán.

¿Estas detenciones, pueden perjudicar al colectivo islámico de Catalunya?

Si todos somos inteligentes, no nos va a perjudicar. ¿Cómo va alguien a criminalizar a una persona por tener un hermano delincuente? Esto es lo mismo. Tenemos total confianza en la Justícia y habrá que dejar en sus manos la resolución del caso.

Personalmente, ¿le sorprendió que detuvieran también al imán de Badalona?

Sorprende a cualquier musulmán. Si se demostrara que los detenidos son culpables, no gusta a nadie... y perjudican al resto.

En las pasadas elecciones los partidos que han vinculado inmigración con inseguridad han aumentado su representatividad. ¿Esto les asusta?

No gusta a nadie, ni a musulmanes ni a no musulmanes. Estamos en el siglo XXI, y un político no puede usar estos argumentos para ganar votos. No pueden buscar la confrontación y la polémica.

¿Cree que este discurso irá a más o hay marcha atrás?

Si los políticos suavizan el discurso, podemos pararlo. Pero también los inmigrantes tienen que hacer lo posible por integrarse.

BIO

Nacido en Siria, es teólogo y médico. Es también el imán de la mezquita del Centre Islàmic (Av. Meridiana, 326)

La veu del carrer

Entrevistats a travessera de gràcia

María Nygren Dependienta, 24 años

«La gente es más abierta aquí que en Suecia». «Soy sueca pero llevo aquí casi dos años. Vine a Barcelona para poder aprender otro idioma y también para cambiar de aires. Me gusta mucho el calor de Barcelona. La gente de aquí es muy diferente a la de Suecia, puedes hablar con cualquiera ... Aquí son más abiertos».

David Sabaté Electricista, 37 años

«El incivismo se extiende». «Me fastidia la contaminación. Estoy en contra de que haya tanta gente circulando y pitando. También hay quien tira los papeles al suelo habiendo papeleras en las calles. Son poco conscientes de los efectos que causan en los demás. El incivismo se extiende».

Isabel Sala metgessa, 60 anys

«Els Rodalies són una espècie de loteria». «Per motius de feina vaig dos cops a la setmana a Sitges i Vilanova i la Geltrú. Al tren hi ha gent molt cridanera que no et deixa tenir un viatge tranquil. A més a més, els combois de Rodalies  de Renfe són una espècie de loteria... de vegades arriben. També falta cultura de la bici».

Elvira Gil mestressa de casa, 62 anys

«El soroll de les sirenes molesta molt». «Em molesten molt el soroll de les sirenes de las ambulàncies i  dels cotxes de policia. Visc en un cinquè amb doble vidre i, quan passen, ni tan sols es pot parlar per telèfon. A més a més, moltes vegades les ambulàncies van buides o fan esperar el malalt a l’hospital».

Jesús Caballero Instalador, 29 años

«Me dan rabia las zonas azules». «Pago mis impuestos y, por lo tanto, tengo derecho a poder aparcar. Me dan rabia las zonas azules, porque sirven para que el Ayuntamiento se lucre. La Urbana nos multó el camión en la zona de carga y descarga con malos modales y desde el coche».