El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, han firmado en el Palacio de la Moncloa el pacto contra el terrorismo yihadista, en el que ambos han destacado que  "la unidad es necesaria contra quien amenaza nuestro sistema".

Tras la rúbrica del acuerdo, Rajoy y Sánchez han pronunciado un discurso ante los medios con un mensaje muy similar. Para Sánchez, es "el acuerdo político más ambicioso, nos compromete contra todas las formas de radicalismo, especialmente las que promueven la xenofobia".

Somos una sola fuerza cuando se trata de defender lo que más queremos todos Con la firma de este pacto, Rajoy insistió en que están enviando "un mensaje nítido a los radicales": "La sociedad española está cohesionada más allá de ideologías". "Lo que nace hoy es una renovada determinación de mantener la unidad de los demócratas", aseguró Rajoy, que agregó que "el terrorismo se transforma, pero el consenso se mantiene contra él". Con un discurso integrador, el presidente del Gobierno indicó que "somos una sola fuerza cuando se trata de defender lo que más queremos todos. Contra el terrorismo y por la libertad siempre hemos estado juntos".

Está previsto que la proposición de ley en la que se plasman estas medidas pactadas se registre este martes en el Congreso de los Diputados, para que inicie cuanto antes su tramitación parlamentaria. Así, el pacto se debatirá en el Congreso el 10 de febrero  El objetivo del Gobierno es que este paquete de medidas pueda entrar en vigor a principios del mes de abril, coincidiendo con la reforma del Código Penal.

Las 'líneas rojas del acuerdo'

Uno de los escollos principales para este pacto ha estado en la referencia en el texto a la prisión permanente revisable (una especie de cadena perpetua, pero donde la condena es revisada cada cierto tiempo) para los terroristas que provoquen muertes y que era una de las 'líneas rojas' que se había marcado el PSOE para cerrar el acuerdo.

Sin embargo, en el texto acordado el PSOE incluye una cláusula en la que apunta que derogará dicha pena si llega al poder. Llegado el caso, el PP se compromete a no abandonar el acuerdo. Así lo ha señalado en Twitter el PSOE:

Así, el documento de la proposición de Ley orgánica pactada por el Gobierno y el PSOE remite a la prisión permanente revisable en los casos de asesinato, aunque como pidieron los socialistas desaparece del texto la mención expresa de esta figura ya aprobada en el nuevo Código Penal. "La máxima pena privativa de libertad" para los delitos de terrorismo con resultado de muerte, ha calificado Mariano Rajoy.

Entre otros fenómenos que según Rajoy quedarán "bien tipificados" y "bien agravados" gracias a la reforma del Código Penal son el de los 'lobos solitarios', la compartición en las redes de contenidos terroristas, los nuevos modos de financiación de actividades delictivas o el desplazamiento a zonas de conflicto armado.

Otra de las principales novedades con respecto al primer borrador que presentó el Ejecutivo es que acota los casos en los que será delito el denominado adoctrinamiento pasivo condicionándolo a que la consulta de páginas webs con contenido yihadista se haga con el objetivo de integrarse en una banda terrorista, colaborar con ella o perseguir sus fines. 

Criticada por el resto de fuerzas parlamentarias

El acuerdo sólo cuenta con el respaldo de formaciones minoritarias en el Congreso Al margen del pacto PP-PSOE, de momento el acuerdo sólo cuenta con el respaldo de formaciones minoritarias en el Congreso como Coalición Canaria, UPN y Foro Asturias. El resto de los grupos parlamentarios han criticado la forma de negociar un pacto "precocinado" por los dos grandes partidos. Desde IU, Cayo Lara ha lamentado que su grupo haya sido excluido de las negociaciones y ha advertido de que a su formación no le gustan "las mesas puestas".

Por este motivo, tanto Rajoy como Sánchez han destacado en sus discursos que este pacto "está abierto a la totalidad de las fuerzas políticas parlamentarias", a las que han invitado a unirse.

Las críticas también han llegado de UPyD, que ha dicho no estar dispuesto a hacer un "paripé" y "aparentar" una pluralidad que nunca ha existido. En CiU, ya avanzaron que no firmarían el pacto por no haber estado en las negociaciones desde el principio, aunque sí ven probable apoyar el texto en su tramitación parlamentaria, añadiendo las enmiendas que consideren oportunas. Posición distinta a la del PNV, que también ve complicado apoyar la proposición de ley durante su paso por el Congreso.

Primer pacto de Estado de Rajoy y Sánchez

Con este acuerdo, el presidente del Gobierno y el secretario general del PSOE han suscrito su primer pacto de Estado. A lo largo de la legislatura, el PSOE ha llegado a otros acuerdos con el Ejecutivo, como los que permitieron renovar los órganos constitucionales o llevar una voz única a la Unión Europea, un pacto que alcanzaron Rajoy y el entonces líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, el 25 de mayo de 2012.

Desde que, el 27 de julio de 2014, Sánchez fuera elegido secretario general del PSOE, ha mantenido diversos encuentros con el presidente del Gobierno, empezando por el primero que tuvieron en el Palacio de la Moncloa al día siguiente de su elección.

En los últimos días y a raíz del atentado yihadista contra el semanario francés Charlie Hebdo, Rajoy y Sánchez han mantenido diversas conversaciones para sustanciar el acuerdo que finalmente se ha firmado este lunes.