Sergio Mattarella
El nuevo presidente de Italia, Sergio Mattarella. Ettore Ferrari / EFE

El jurista exdemocristiano Sergio Mattarella, de 73 años, la figura por la que apostó el primer ministro, Matteo Renzi, es el nuevo presidente de la República Italiana tras haber superado este sábado la mayoría absoluta de 505 votos en el Parlamento.

Mattarella fue elegido este sábado en la cuarta votación del Parlamento reunido en sesión conjunta por un total de 1.009 electores entre diputados, senadores, representantes de regiones y senadores vitalicios.

El décimo segundo presidente de la República Italiana jurará su cargo y pronunciará un discurso ante el Parlamento en su sesión conjunta el próximo martes a las 10.00 hora italiana (la misma hora en la España peninsular).

Su elección estaba prevista, ya que, según los cálculos, superaría ampliamente los 505 votos requeridos, e incluso algunos parlamentarios llegaron al hemiciclo con sus maletas para poder comenzar lo antes posible su fin de semana.

Cuando la presidenta de la Cámara de Diputados, Laura Boldrini, leyó la papeleta con el nombre de Mattarella, apoyado por más de 505 votos, se escuchó una ovación que duró varios minutos.

Al final del recuento, Mattarella obtuvo 665 votos, entre ellos los de todos los parlamentarios del Partido Demócrata (PD), del aliado en el Gobierno, el Nuevo Centro Derecha (NCD), de los partidos centristas y de Izquierda, Ecología y Libertad.

El candidato propuesto por el Movimiento 5 Estrellas, liderado por el cómico Beppe Grillo, el magistrado Ferdinando Imposimato, se quedó en 127 votos y hubo 105 papeletas en blanco correspondientes a los miembros de Forza Italia, de Silvio Berlusconi, que habían anunciado su disenso.

La jugada de Renzi

Además de Mattarella, otro de los ganadores de la jornada de este sábado es el primer ministro, Matteo Renzi. Como explica el semanario Panorama en su edición online, la decisión de Renzi de presentar como candidato a Mattarella unilateralmente y por sorpresa ha sido "una obra maestra" de la táctica política.

La figura de Mattarella, un exdemocristiano pero procedente del área de izquierdas, con un pasado de lucha contra la mafia y un historial importante, pero discreto, ha puesto de acuerdo al grupo de Renzi, el PD, que en los últimos tiempos se ha mostrado dividido por todo.

El partido de Berlusconi votó en blanco al considerar "una traición" el no haber sido consultado Este sábado, después de las primeras reticencias, los socios de Renzi en el Gobierno, los legisladores del NCD del también ministro del Interior, Angelino Alfano, accedieron a apoyar esta candidatura.

Pero, además, esta candidatura ha dejado fuera de juego al ex primer ministro Silvio Berlusconi, que esperaba poder decidir también sobre quién sería el próximo inquilino del Quirinale, la sede de la jefatura de Estado.

El partido del 'exCavaliere' votó en blanco al considerar "una traición" el no haber sido consultado, por lo que ha anunciado el fin del llamado Pacto de Nazareno, el acuerdo que mantenían para sacar adelante algunas reformas constitucionales y el nuevo sistema electoral.

Un pasado de lucha contra la mafia

"Mi pensamiento va, sobre todo y por encima de todo, a las dificultades y esperanzas de nuestros compatriotas. Basta sólo esto", fueron la primeras palabras de Mattarella al conocer el resultado de la votación en una sala del Tribunal Constitucional, pues el nuevo jefe de Estado es juez del máximo órgano judicial.

Del nuevo presidente de la República se destaca su importante pasado de lucha contra la mafia. Su hermano Piersanti Mattarella murió entre sus brazos después de ser tiroteado por Cosa Nostra el 6 de enero de 1980 cuando era presidente de la región de Sicilia.

Fue ministro de Relaciones con el Parlamento en el Gobierno de Ciriaco De Mita, de 1988 a 1989, y de Educación con Giulio Andreotti, entre 1989 y 1990, cargo del que dimitió tras la aprobación de la ley "Mammì", que otorgaba tres cadenas de televisión a Mediaset, el imperio mediático de Berlusconi.

Posteriormente ocupó los cargos de vicepresidente del Consejo de Ministros, durante los años 1998 y 1999, y de titular de Defensa, de 1999 a 2000, en el Gobierno de izquierdas de Massimo D'Alema.