El cantante de rock norteamericano Elliot Murphy, con más de treinta álbumes en su haber desde que en 1973 publicara "Aquashow", actuará mañana en Barcelona en un concierto gratuito contra el maltrato animal, como muestra de apoyo al Partido Antitaurino Contra el Maltrato Animal (PACMA).

Murphy nació en 1949 en Nueva York, si bien ahora reside en París, y además de dedicarse profesionalmente al mundo de la música también ha escrito poesía y ha participado como actor y compositor en varias producciones cinematográficas.

El rockero, amigo personal de Bruce Springsteen, actuó por primera vez en España en 1982, y desde entonces son numerosas las veces que ha ofrecido conciertos por todo el país, siendo el último de ellos el pasado 24 de septiembre durante las fiestas de la Mercè de Barcelona.

Elliot Murphy, que contará con su banda -"Normandy All Stars"- en el concierto gratuito que ofrecerá a partir de las 20.00 horas en la plaza de la Revolució del barrio de Gràcia, se ha mostrado en rueda de prensa "encantado" de formar parte de la campaña del PACMA de cara a las próximas elecciones municipales.

Contra las corridas de toros

Murphy ha centrado su rechazo al maltrato animal en las corridas de toros, espectáculo que ha calificado de "muy injusto", por considerar que se trata de un evento donde "los toros nunca ganan" y porque además "luchan en inferioridad de condiciones".

Se trata de un evento donde "los toros nunca ganan"

El rockero norteamericano dijo que no está en contra de las tradiciones, "pero sí de la crueldad", y añadió que bajo su punto de vista "los toros son una cuestión de crueldad y encima solo por diversión".

Partido Antitaurino

El PACMA, que centra su programa en "la defensa de los derechos de todos los animales", en palabras de su presidenta, Concepción Reyero, presentará doce candidaturas en toda España para las próximas elecciones municipales, y dos más a las elecciones autonómicas de Madrid y Cantabria.

Entre los doce municipios donde se presentará el partido destaca el caso de Amposta y Camarles (Tarragona) y el de Tordesillas (Valladolid), consideradas por Reyero como "las tres capitales del maltrato animal", además de varias capitales de provincia.

Reyero opinó que "la violencia solo engendra violencia" y que "la violencia que se aplica sobre los animales acaba trasladándose a la especie humana", por lo que su partido centra su discurso en un programa monográfico sobre el cuidado de los animales.