Detenido el clan de proxenetas más peligroso de España que fue liderado por 'Cabeza de cerdo'

  • La violencia de los detenidos era tal que se les imputa una tentativa de homicidio con artefacto explosivo en Parla.
  • La banda llegó a controlar a más de cien jóvenes para que se prostituyeran en la Casa de Campo de Madrid y a las que traían a España bajo engaño.
  • Todo apunta a una "guerra" entre clanes para hacerse con el "negocio" de la banda de Clamparu, "Cabeza de cerdo", condenado a 30 años de cárcel.
Imagen de archivo de una operación de la Policía Nacional contra la prostitución.
Imagen de archivo de una operación de la Policía Nacional contra la prostitución.
ARCHIVO

La Policía ha desarticulado el clan de proxenetas y extorsionadores más peligroso que operaba en España, una banda de ciudadanos rumanos heredera de la que lideró su compatriota Ioan Clamparu, "Cabeza de cerdo", que llegó a controlar a más de cien jóvenes para que se prostituyeran en la Casa de Campo de Madrid.

En total, han sido detenidos seis ciudadanos rumanos, según fuentes de la investigación, que pertenecían a la organización de "Cabeza de cerdo", uno de los fugitivos más buscados internacionalmente y que finalmente se entregó en octubre de 2011 acosado por la fuerte presión policial.

Las mismas fuentes subrayan que la violencia de los detenidos era tal que se les imputa una tentativa de homicidio con artefacto explosivo en Parla (Madrid) en noviembre de 2014, donde uno de ellos resultó herido de gravedad al intentar poner una bomba lapa en un coche de otros proxenetas rivales.

Todo apunta a una "guerra" entre clanes para hacerse con el "negocio" de la banda de Clamparu, condenado a más 30 años de cárcel por cinco delitos de inducción a la prostitución a jóvenes compatriotas en la Casa de Campo, entre ellas una menor de edad, a la que obligó a abortar.

Desde la caída de 'Cabeza de Cerdo', el negocio de la prostitución se repartía entre la banda de su sucesor, Dorel Inocentiu Hanea, alias 'El señor del polígono' y la banda de Becu. Dos jefes de clanes con fuerte personalidad, viejos conocidos por la Policía, con numerosos antecedentes y responsables de un amplio catálogo de delitos violentos, explotación sexual y extorsiones a prostitutas y proxenetas.

La situación se hizo insostenible cuando Dorel se cansó de que cada vez fuesen más los proxenetas que dejaban de pagarle a él una parte de sus ganancias para dárselas a su rival. Fue ahí cuando decidió que era momento de acabar con Becu.

"Su banda pegó una paliza a un hombre golpeándole con un taburete en la cabeza simplemente porque no se fiaban de él, a otro le dieron otra paliza en Leganés causándole graves lesiones en la cabeza que, entre otras cosas, le han dejado sin posibilidad de hablar", explican a Europa Press fuentes de la investigación.

La ambición de este jefe mafioso era tal que hasta cobraba un porcentaje a los grupos rumanos dedicados al robo de viviendas que actuaban en lo que él consideraba que era su territorio. Las extrañas relaciones que genera la delincuencia de este tipo llevó a las dos bandas a coincidir en un bautizo. Según las fuentes consultadas, Dorel llegó a empuñar un cuchillo y se abalanzó sobre Becu con la intención de apuñalarle delante de todos los invitados. Finalmente no consiguió su objetivo.

Para acabar con su rival optó por un método más contundente aunque no muy ortodoxo: un coche teledirigido cargado de explosivos. Un miembro de su clan acudió a una conocida cadena de centros comerciales en el municipio madrileño de Parla y allí compró uno de estos juguetes. Quitaron las carcasas al coche y le aplicaron un kilo de dinamita y un detonador eléctrico. El explosivo lo suministró uno de los detenidos, integrante de la organización de Dorel y responsable de una empresa de perforaciones.

El momento elegido para llevar a cabo el asesinato fue la noche del 6 al 7 del pasado noviembre. Uno de los hombres de 'el señor del polígono' acudió a la casa de Becu en Parla con el objetivo se situar el coche bomba teledirigido debajo del vehículo del jefe mafioso rival. No obstante, cuando estaba a apenas 20 metros de la casa de su enemigo, el artefacto le hizo explosión accidentalmente dentro del coche. A consecuencia de la explosión perdió una pierna, varios dedos de una mano y un testículo, según las fuentes consultadas. Tuvo que ser ingresado de urgencia en un hospital.

Trata de personas

La Audiencia Provincial de Madrid consideró probado en su sentencia de febrero de 2012 que "Cabeza de cerdo" consiguió durante el año 2000 que un número no concretado de mujeres de su país viajasen a España con la promesa de trabajar en hostelería o en el servicio doméstico y concertando con otras que trabajarían en la prostitución.

Sin embargo, una vez que llegaban a España les decían que habían contraído una deuda importante con la organización y que debían trabajar ejerciendo la prostitución y entregar la totalidad del dinero hasta saldarla.

Según han informado fuentes de la investigación, la denominada 'Operación Juguete' se desencadenó después de un hecho fortuito que tuvo lugar a principios de noviembre en el municipio madrileño de Parla.

Fue la noche del 6 al 7 de noviembre cuando a un ciudadano de nacionalidad rumana le explotó un artefacto explosivo que portaba en su coche. A consecuencia de la deflagración accidental, el hombre perdió una pierna y un testículo, según las mismas fuentes consultadas. Por ello tuvo que ser ingresado de urgencia en el hospital.

Al comprobar la Policía su identidad, la Policía detectó que esta persona estaba buscada por varias causas. Ahí comenzó una investigación que fue asumida por la Brigada Provincial de Información y la Brigada Provincial de Policía Judicial de la Jefatura Superior de Policía de Madrid.

Tras el incidente de con el artefacto explosivo los investigadores procedieron a la detención de dos personas. La segunda fase de la 'operación Juguete' se ejecutó la semana pasada con la detención de otras cuatro personas y además se llevaron a cabo varios registros.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento