El ex director de la Hacienda de Irún (Guipúzcoa) José María Bravo ha ingresado en la cárcel de Martutene de San Sebastián al no pagar la fianza de 400.000 euros que le impuso le impuso la jueza tras ser detenido este viernes por la Ertzaintza por orden judicial, informó el departamento vasco de Interior.

Según informaron a Efe fuentes de Instituciones Penitenciarias, José María Bravo, que se encuentra imputado por el fiscal junto a otras tres personas por haberse apropiado presuntamente de 1,5 millones de euros de la Hacienda foral, fue encarcelado en la prisión donostiarra de Martutene poco después de las 14.00 horas.

Bravo había sido arrestado sobre las diez de la mañana por agentes de la Ertzaintza en la gestoría que dirige en la Plaza Urdanibia de Irún, tras lo que fue conducido ante la titular del Juzgado de Instrucción número 2 de la localidad fronteriza, Almudena Ovejero, para prestar declaración.

Además de Bravo y la jueza, en esta diligencia estuvieron presentes su abogado defensor, Carlos Querejeta, dos representantes de la Fiscalía y un funcionario judicial, si bien el imputado se acogió a su derecho a no declarar.

Gravedad de los hechos

Tras conocer la detención de José María Bravo, se personó en el Palacio de Justicia de Irún su hermano Víctor Bravo, ex senador del PNV que dimitió la semana pasada de su cargo a consecuencia de este caso.

Al término de la diligencia, el abogado Carlos Querejeta mostró su sorpresa por la detención y encarcelamiento de su defendido ya que, según dijo, cuando el fiscal formuló su denuncia no solicitó medida alguna contra su cliente, mientras que hoy reclamó su ingreso en prisión incondicional, aunque finalmente la jueza ordenó su encarcelamiento bajo fianza de 400.000 euros, a pesar de la oposición de la defensa.

La magistrada justificó en un auto la adopción de esta medida por la gravedad de los hechos que se imputan a José María Bravo -la Fiscalía le acusa de sendos delitos continuados de malversación de caudales públicos y de un delito continuado de falsedad en documento oficial-, y por el riesgo de fuga o de que destruyera y alterara pruebas.

Filtraciones a la prensa

El abogado defensor opinó sin embargo que "es evidente" que no existe tal riesgo de fuga, algo que, a su juicio, queda demostrado por el hecho de que su cliente fue detenido esta mañana "en su puesto cotidiano de trabajo, a pesar de la que está cayendo".

Querejeta afirmó que el ingreso en prisión de su defendido "influye fundamentalmente en el derecho a la defensa", porque Bravo estaba "recopilando en estos momentos toda la documentación" que necesita su representante legal.

Lamentó asimismo las, a su juicio, "evidentísimas filtraciones" a la prensa que se han producido en este caso, lo que "ha generado una "ebullición brutal" en la opinión pública que, a su entender, puede influir en las personas que en el futuro integren el tribunal del jurado que juzgará este caso.

Respecto a la fianza impuesta a su defendido, el letrado aseguró que "evidentemente, es imposible hacer frente a esa fianza" porque su patrocinado, que deberá volver a comparecer ante la juez junto al resto de imputados el próximo 26 de junio, "no puede pagarla".