El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón será el encargado de investigar la nueva querella de Dignidad y Justicia contra ANV y no Fernando Grande-Marlaska, en cuyo juzgado fue presentada hace dos días, después de que el decanato de los jueces decidiera este miércoles que se la remitía al tener relación con la causa de Batasuna que instruye.

Fuentes jurídicas informaron de que el decano de los jueces de instrucción de la Audiencia Nacional, Ismael Moreno, ha reconsiderado su decisión de enviar a reparto la querella de Dignidad y Justicia "y se lo ha dado por antecedentes" a Garzón, que instruye el procedimiento de Batasuna, en el que está procesado el dirigente abertzale Arnaldo Otegi, en libertad bajo fianza.

De acuerdo con la Fiscalía

La decisión de Moreno coincide con lo expresado por la Fiscalía de la Audiencia Nacional, que acusó a la asociación de víctimas de llevar a cabo una estrategia de "fraude de ley procesal" por presentar una querella contra ANV en el Juzgado de guardia y no en el que instruye Garzón "con el único objetivo" de apartar a éste de la causa.

 

La Fiscalía sostiene que el juez competente es Garzón, y no Grande-Marlaska
La Fiscalía considera que el juez competente para este procedimiento es Baltasar Garzón, instructor del Juzgado Central de Instrucción número 5, porque es el que "está conociendo con anterioridad de los hechos", en lugar del juzgado de guardia, que cuando el pasado martes se presentó la querella era el Central de Instrucción número 3, cuyo titular es Grande-Marlaska.

 

Este magistrado entendió que sí era competente para llevar este caso al asegurar que los hechos imputados a ANV -la cesión de sus listas electorales a ETA- no se trata de "una colaboración centrada a un acto taxativo y verificable en una única fecha", lo que determinaría la asignación del caso al Juzgado que estuviera de guardia en ese momento.

Forzar el cambio de juez

Dignidad y Justicia, que admitió que con esta iniciativa pretendía forzar un cambio de juez para lograr la suspensión de ANV después de que Baltasar Garzón rechazara acordar esta medida, aportó como nuevos indicios para solicitar su suspensión la anulación de 133 de sus candidaturas y la petición de voto para sus listas hecha por el dirigente de Batasuna Pernando Barrena.

 

La asociación Dignidad y Justicia reconoció que quería forzar que el caso no cayera en manos de Garzón
Esta asociación pidió a Garzón hasta en dos ocasiones que solicitara la información policial correspondiente sobre ANV por entender que estaba vinculada al entorno ETA-Batasuna con el fin de que se adoptaran las medidas judiciales oportunas para proceder a su suspensión.

 

Tras recibir los correspondientes informes solicitados a las fuerzas de seguridad, Garzón desestimó el pasado 28 de abril la solicitud planteada por la asociación de víctimas de suspender la actividad de ANV.