Cientos de personas, incluyendo numerosos musulmanes, ciudadanos franceses y miembros de la comunidad judía, han acudido este domingo a dos concentraciones en la puerta del Sol y en la plaza de Atocha, en Madrid, para mostrar su repulsa a los atentados terroristas cometidos esta semana en Francia.

Ni yihad, ni cruzadas. Respeto, por justa pazLa capital madrileña ha acogido dos actos en rechazo de los atentados que se han cobrado la vida de 20 personas, el primero de ellos en la puerta del Sol, donde un grupo de estudiantes franceses había convocado una movilización a través de las redes sociales.

Allí, unas 400 personas, la mayoría de nacionalidad gala pero también miembros de una asociación judía, han mostrado los ya conocidos carteles de "Je suis Charlie" ("Yo soy Charlie"), en referencia al semanario satírico Charlie Hebdo, en el que murieron 12 personas acribilladas por dos supuestos yihadistas.

Algunos de ellos han acudido luego a la concentración convocada en Atocha por la Fundación Cultura Árabe (Funca), que ha contado con la asistencia de un nutrido grupo de musulmanes y varios de sus imanes.

En la concentración, que se ha celebrado frente al monumento a las víctimas del 11-M y ha acabado con un aplauso, se han podido leer carteles de "Ni yihad, ni cruzadas. Respeto, por justa paz", "No matarás vale para todos" y "No en mi nombre".

Musulmanes de la mezquita de la M-30, conmocionados

Los musulmanes que han acudido este domingo a la mezquita de la M-30 de Madrid a rezar o llevar a sus niños a clase de árabe se han mostrado conmocionados por los atentados de esta semana en París perpetrados por terroristas que, han enfatizado, no representan al islam, una religión de paz.

A las puertas del templo, un grupo de marroquíes que esperaban la salida de sus hijos, dispuestos a acudir luego a la manifestación convocada en Atocha, han repudiado los atentados en el semanario satírico Charlie Hebdo y en un supermercado de París, con el sentimiento general de que los terroristas no representan su religión.

Lo que ha pasado en Francia no tiene nada que ver con el islam, el islam es pazHassan Mohamed, que lleva residiendo en España 22 años, ha recordado, que el islam, como el cristianismo, considera un pecado matar o hacer daño a alguien.

"El terrorismo no tiene Estado, no tiene religión, pega donde puede, sin sentimientos y sin clemencia", ha asegurado este marroquí completamente integrado en la sociedad española.

El joven Ahmed El-Azar, llegado de Tánger hace tres años para estudiar peluquería en España, ha querido hacer una clara distinción entre los terroristas y el resto de musulmanes. "Hay musulmanes buenos y musulmanes malos", ha explicado tajante y ha añadido que el islam no busca perseguir a nadie, sino todo lo contrario, "hacer el bien".

Otro joven musulmán que ha acudido a la mezquita madrileña a rezar la oración del domingo es Suli Boujour Char, nacido en España y que ha mostrado su condena a los asesinatos.

"Lo que ha pasado en Francia no tiene nada que ver con el islam, el islam es paz", ha opinado Boujour Char, quien ha lamentado que pueda tener consecuencias en las relaciones entre la comunidad árabe y la española.

El joven de 18 años ha recordado que "el Corán es como la Biblia" y que, "si ellos ahora han matado, irán al infierno. Dios les castigará por eso".

"Condenamos lo que ha pasado, no nos representan", ha enfatizado sobre las acciones terroristas de esta semana en Francia por parte de tres supuestos yihadistas, que acabaron con la vida de 17 personas.

 

 

Consulta aquí más noticias de Madrid.