El lehendakari, Iñigo Urkullu, aboga por dar pasos "adelante" en 2015 en el acuerdo para conseguir un nuevo marco jurídico político en Euskadi que reconozca su "hecho diferencial y realidad nacional", y supere "la cuestión vasca". Además, anima a avanzar en este nuevo año en la paz y la convivencia, de forma que haya "un final ordenado de ETA", con el "desarme total y verificado" de la banda y el reconocimiento del año causado, sin olvidar la necesidad de abordar "una gestión penitenciaria distinta".

En su mensaje que fin de año, retransmitido a través de ETB, Urkullu se ha centrado en la principal preocupación de su Gobierno, la crisis económica, para señalar que Euskadi va a superarla "poco a poco" porque ya ha pasado "lo peor de la tormenta" y se ha llegado a "un punto de inflexión" con una tendencia "más positiva", aunque ha reconocido que la tarea no será "sencilla".

El lehendakari ha dado la bienvenida a 2015, que, a su juicio, "marcará el inicio de la recuperación económica, será un año en el que se volverá a crear empleo", se avanzará en la paz y la convivencia, "y se nos ofrecerá la oportunidad de abrir un nuevo futuro político para Euskadi". "Mi convicción es que tenemos todo un año para trabajar juntos y vamos a saber aprovecharlo para crecer en la buena dirección", ha afirmado.

Urkullu ha emplazado a "estar a la altura de la oportunidad" que se presenta para "reactivar la economía y crear empleo", para "fortalecer la paz y la convivencia", y dar pasos en materia de autogobierno.

Una vez más, ha apostado por un "final ordenado de ETA", con un "desarme total y verificado" y el reconocimiento "del daño injusto causado, memoria, verdad, justicia y reparación de todas las víctimas". Asimismo, ha abogado por "una gestión penitenciaria distinta".

"Merece la pena ser proactivos en la consecución de una normalización en la convivencia política, institucional y social, cada cual desde su ámbito de responsabilidad o su capacidad de actuación", asegura.

Nuevo estatus

También destaca la necesidad de no dejar escapar "la oportunidad de dar un paso adelante y avanzar en un nuevo estatus político para el futuro de Euskadi". "Tenemos que superar la crisis política e institucional, la crisis de modelo de Estado, que obstaculiza el ejercicio y la actualización del autogobierno vasco", asevera.

En su opinión, se encara la posibilidad de, "internamente en Euskadi y en relación al Estado español, avanzar en una visión actualizada y un replanteamiento del autogobierno para superar la 'cuestión vasca', asumiendo las nuevas realidades de integración europea y globalización que caracterizan este siglo XXI".

"Tenemos la oportunidad de acordar un nuevo marco jurídico político que reconozca el hecho diferencial y la realidad nacional de Euskadi. Creo en el método del diálogo, la negociación y el acuerdo para lograrlo. Se inicia el nuevo año y tenemos la oportunidad de dar un paso adelante y avanzar", ha apuntado.

El crecimiento de euskadi

En este sentido, ha remarcado que Euskadi está creciendo, aunque "no lo suficiente", pero cree que se ha llegado "al punto de inflexión y ha cambiado la tendencia" para ser "más positiva". "La salida de la crisis no va a ser inmediata ni sencilla. Ésta es también la verdad porque la economía no crecerá como lo hacía en la década anterior", ha señalado.

El lehendakari ha apuntado que "posiblemente no saldremos rápido, pero debemos salir juntos" de la crisis. "El Gobierno vasco sabe de las exigencias del endeudamiento sufrido, sabe de la fragilidad de su entorno más próximo. Saldremos poco a poco, con mucho compromiso y trabajo. Salir juntos de la crisis fortalece nuestro proyecto colectivo. Éste es un objetivo de país que merece nuestro esfuerzo", ha afirmado.

En su opinión, se deja atrás "otro año difícil y duro para muchas personas, familias, colectivos y empresas", y ésa es su "principal preocupación, expresada en el 'compromiso con las personas'".

En este contexto, ha indicado que "todos tenemos cerca y sabemos lo que significa la desigualdad, el desempleo, el riesgo de pobreza, la precariedad". "Sabemos también que Euskadi es un país 'de hacer', de demostrar con hechos la solidaridad con las personas que más lo necesitan", ha apuntado.

Tras mostrar su reconocimiento "a aquellas personas, entidades y colectivos que, con su trabajo voluntario, complementan la acción de las instituciones públicas en el ejercicio de la solidaridad", ha añadido que el Gobierno vasco "está haciendo lo mismo que las familias o las empresas".

"Y necesitamos que todos los agentes coparticipemos de esta situación que también afecta a la Administración y que nos exige gestionar los recursos con rigor y prudencia; escuchar y demostrar cercanía; priorizar y garantizar lo básico; y atender más a quien más lo necesita", ha manifestado.

El presidente del Ejecutivo vasco ha destacado que se guían "por principios de realismo, responsabilidad y solidaridad; por el compromiso con la honestidad, con una alta exigencia de transparencia y buen gobierno; con un modelo de gobernanza garante de los servicios básicos sociales".

La tormenta

"Hoy miramos al futuro. Lo hacemos con mayor confianza. Ésta es la primera idea que quiero transmitir: el compromiso demostrado y el esfuerzo colectivo nos permiten afrontar con confianza el futuro de Euskadi. Hemos sufrido juntos la tormenta de la crisis, hemos resistido lo peor de la tormenta, pero no pensemos que ya estamos a salvo", ha indicado.

De esta forma, ha recordado que, "desde el primer día", dijo "con claridad" que se afrontaban años "duros". "Así ha sido, ésta es la verdad. Con la misma claridad, digo ahora que tenemos la oportunidad de volver a crecer y crear empleo", ha apuntado.

En este sentido, ha dicho que "el trabajo del Gobierno es también garantizar la salida de la crisis en la buena dirección, con la mirada en el medio y largo plazo".

Futuro de euskadi

Urkullu ha manifestado, además, que existe un proyecto de futuro para Euskadi, "un proyecto de país que mira a Europa, al modelo social con que se fundó la Europa moderna, en momentos de crisis y postguerra". "Euskadi contribuirá a construir esta Europa que debe representar progreso, bienestar y cohesión social. Ésta es la Euskadi y la Europa que queremos", ha señalado.

A su entender, se ha avanzado "mucho estos dos años", se han "reconstruido los cimientos de nuestro modelo mirando a Europa", y la Internacionalización de Euskadi-Basque Country".

"Con rigor y seriedad hemos diseñado el futuro de Euskadi, la dirección de salida para volver a crecer; claridad en el rumbo, tender puentes y avanzar unidos es la guía de actuación. Saldremos en la buena dirección, trabajando juntos, promoviendo el diálogo social y la concertación", ha añadido.

Asimismo, ha apostado por profundizar "en el nuevo modelo de gobernanza" que permita "abordar conjuntamente la reducción del desempleo juvenil y la integración de la juventud en el desarrollo humano y crecimiento sostenible".

Gran pacto social

El lehendakari considera que en 2014 se ha avanzado, y ha agradecido "al conjunto de instituciones públicas y partidos políticos el 'gran pacto' alcanzado por el futuro social de Euskadi", de forma que el Gobierno vasco, diputaciones forales y ayuntamientos se han "unido para garantizar las prestaciones sociales en Euskadi".

"Éste es un pacto que dignifica la vida de las personas más necesitadas y que dignifica la acción política e institucional. La responsabilidad compartida es la base para solucionar los problemas", ha remarcado.

En este sentido, ha recordado que los vascos han padecido "las dificultades de la crisis, la violencia terrorista y la confrontación", y es lo que se quiere "dejar atrás".

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.