El Gobierno de Cuba ha puesto en libertad "por razones humanitarias" al estadounidense Alan Gross, preso en La Habana desde hace cinco años y que ya está en Estados Unidos, anunció la Casa Blanca.

Mientras, el Gobierno del presidente Barack Obama ha puesto en libertad a tres espías cubanos del llamado grupo de 'los Cinco' que cumplían condena en EE UU, a cambio de un oficial de inteligencia estadounidense que llevaba casi 20 años preso en Cuba, según informaron altos funcionarios bajo anonimato.

En una conferencia telefónica con periodistas, los altos funcionarios explicaron que los tres espías liberados ya han regresado a Cuba, sin ofrecer más detalles. Asimismo, precisaron que la liberación del contratista estadounidense Alan Gross no fue a cambio de la de esos tres espías, sino "por razones humanitarias".

Considerados en Cuba "héroes" y "luchadores antiterroristas", los espías fueron detenidos en 1998 cuando la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) desmanteló la red de espionaje cubana 'Avispa', que actuaba en el sur de Florida. Todos admitieron que eran agentes "no declarados" de La Habana ante EE UU, pero alegaron que espiaban a "grupos terroristas de exiliados" que conspiraban contra el entonces presidente Fidel Castro, y no al Ejecutivo estadounidense. René González y Fernando González ya fueron liberados tras cumplir sus condenas, mientras que los otros tres, Gerardo Hernández, Ramón Labañino y Antonio Guerrero, permanecían en prisión hasta ahora.

Alan Gross llegó ya a la base militar de Andrews, cercana a Washington En lo que se refiere al ciudadano estadounidense Alan Gross, llegó ya a la base militar de Andrews, cercana a Washington. Poco después, ofreció una rueda de prensa en la que agradeció al presidente de EE UU, Barack Obama, las gestiones para su liberación y expresó su apoyo a las medidas de acercamiento anunciadas por su Gobierno. "Gracias al presidente Obama por todo lo que ha hecho hoy", dijo Gross, acompañado de su esposa, Judy, a la que agradeció sus inagotables esfuerzos para su liberación durante los cinco años que ha estado preso en Cuba.

Gross —detenido en la isla en 2009 por introducir equipos de alta tecnología con la intención de establecer el servicio de Internet de forma ilegal— fue condenado a quince años de cárcel. Nacido en Nueva York el 2 de mayo de 1949, Gross estudió en la Universidad de Maryland y en la Virginia Commonwealth University. Durante más de 25 años, llevó a cabo una amplia trayectoria profesional en el campo del desarrollo internacional en más de 50 países de Oriente Medio, África y Europa.

Desde el principio, Estados Unidos negó cualquier vinculación de Gross con el espionaje. A comienzos de febrero de 2011, la Fiscalía cubana pidió para Gross una pena de 20 años de cárcel por "actos contra la independencia o integridad territorial" de la isla. El 12 de marzo fue condenado a 15 años de prisión por ese delito, al participar en un "proyecto subversivo del Gobierno de Estados Unidos" encaminado a "destruir" la revolución con sistemas de comunicaciones ilegales. Gross recurrió la sentencia ante el Tribunal Supremo, que revisó el caso el 22 de julio, pero esta corte desestimó la apelación y ratificó la sentencia de 15 años de cárcel el 5 de agosto de 2011.

A lo largo de este tiempo, políticos como el expresidente estadounidense Jimmy Carter o el exgobernador de Nuevo México Bill Richardson han viajado a la isla para interesarse por su estado. El 1 de diciembre de 2011 su madre, Evelyn, hizo público un vídeo en el que pedía al presidente cubano, Raúl Castro, su liberación. Además, en varias ocasiones la sociedad civil estadounidense se ha movilizado a favor de su puesta en libertad.

En abril pasado, Gross inició una huelga de hambre para pedir su excarcelación En diciembre de 2011, Castro anunció el indulto de casi 3.000 presos por razones humanitarias, pero entre ellos no estaba Gross. En noviembre de 2012, Gross y su esposa demandaron a Estados Unidos y a la empresa DAI ante un tribunal federal en Washington por no haberle advertido de los riesgos de viajar a Cuba para participar en el proyecto. Presentaron una segunda demanda en un tribunal federal de Maryland contra la aseguradora Federal Insurance Company, por no cumplir con sus obligaciones de cubrir ciertos gastos y otras pérdidas por su arresto en Cuba. La querella contra DAI se cerró con un acuerdo confidencial en mayo de 2013, mientras que la demanda contra el Gobierno la perdió Gross en 2014.

Mientras tanto, a finales de 2012 y ante las noticias que hablaban de su deterioro físico, Cuba divulgó su historial médico y desmintió que estuviera en esa situación, lo que fue muy criticado por los abogados de Gross. Su esposa emprendió numerosas acciones en Estados Unidos para solicitar su puesta en libertad, como instar a la Casa Blanca a que interviniera en el caso, al tiempo que el Senado de EEUU aprobó una resolución en la que reclamaba su liberación. En abril pasado, Gross inició una huelga de hambre para pedir su excarcelación, coincidiendo con la revelación de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional de que había mantenido una red social en Cuba a través de teléfonos móviles.

El intercambio de cuatro presos por espionaje entre Cuba y Estados Unidos y la liberación del estadounidense Alan Gross abrieron la puerta a que los dos países pongan fin a más de cinco décadas de enemistad política.