Se invertirán 194 millones hasta 2012. El nuevo Plan Integral del Casco Histórico, que se presentó ayer, incluye todas las políticas a llevar a cabo en esta zona sobre infraestructuras, vivienda, rehabilitación y políticas sociales hasta 2012, y se extiende también al barrio del Rabal y el paseo María Agustín, afectando a un total de 190 hectáreas.

Se han incorporado las propuestas de colectivos sociales y partidos políticos sobre la rehabilitación de edificios de las zonas de San Agustín-Alcober, Armas-Casta Álvarez, Zamoray-Pignatelli y Rabal. Además, se ha puesto en marcha un programa de intermediación cultural para solucionar los conflictos surgidos entre inmigrantes y foráneos por el desconocimiento del idioma o las costumbres.

Desde 2005 ya se han destinado al PICH más de 50 millones de euros para las obras del Museo del Fuego, el centro cívico San Agustín en La Magdalena o la renovación de la calle Las Armas, por ejemplo, y hasta 2012 se habrán invertido 194. Como consecuencia de este impulso, en los dos últimos años se han triplicado las licencias de obras y actividad en el Casco Histórico.