Nuevo colapso de tráfico y otro herido por el naval
Los manifestantes cortaron el tráfico en el centro. La marcha fue más tranquila, aunque un conductor resultó herido. (M. Vila)
Las movilizaciones del naval se caracterizaron ayer por una calma mayor que la de días anteriores. Los sindicatos evitaron la quema de contenedores, por lo que las consecuencias se dejaron notar, sobre todo en el tráfico.

Desde primera hora de la mañana, unos 2.000 trabajadores se congregaron en la calle Areal para continuar por Colón y Urzáiz, pasando a cortar el tráfico en la praza de España. Uno de los puntos críticos fue la Gran Vía, donde los manifestantes bloquearon los accesos a El Corte Inglés.

El conflicto más destacable fue la agresión al conductor de un microbús que intentó cruzar la Gran Vía donde los trabajadores impedían el paso. El hombre sufrió una herida en el rostro y sus dos agresores fueron detenidos, aunque salieron en libertad a las pocas horas.

Tras una asamblea en praza de América, el sindicato CUT decidió retirarse de la negociación. La patronal había rechazado la presencia de este grupo en las reuniones, por lo que CC OO, UGT y CIG pidieron a los empresarios que «aprovechen la oportunidad» para hablar.

Por su parte, el delegado de Traballo, Pedro Borrajo, auguró ayer que «en un cortísimo periodo de tiempo» se resolverá el conflicto.

¿Es proporcionada la protesta?

José Manuel Martínez. 22 años.. «Así se sabe que están ahí». Tiene un primo que trabaja en el naval y cree que «para conseguir algo hay que protestar. Tienen que hacer que se les escuche porque estando quietos no consiguen nada».

Jesús Montero. 59 años. «Lo que hacen es una animalada». No está de acuerdo con la intensidad de las protestas. Además, opina que «es una huelga sin motivo. Todos tenenemos derecho a la huelga, pero no hace falta molestar a los demás».

Ana Amorín. 38 años. «No sé si conseguirán algo así». Pidió un día en el trabajo para realizar unos trámites y le fue imposible. «El martes fui a Hacienda y no me dejaron entrar. Me parece bien que se manifiesten, pero que no molesten».