El PSOE ha recortado 5,2 puntos en estimación de voto al Partido Popular respecto al mes de julio, según el barómetro del CIS publicado este miércoles.

Así, los socialistas siguen siendo la segunda fuerza política del país y lograría un 23,9% de votos en unas eventuales elecciones generales, con un crecimiento de 2,7 puntos y quedándose solo a 3,6 puntos del partido que está en el Gobierno (27,5%). En tercer lugar, con una subida de 7,2 puntos, se sitúa en la lista Podemos, que alcanzaría el 22,5% de los votos.

En cuanto al voto directo, el PSOE obtiene un 14,3% de apoyos —con un crecimiento de 3,7 puntos porcentuales respecto a julio—, situándose por detrás de Podemos, que por primera vez es líder en este ranking con un 17,6%.

Respecto al líder del PSOE, Pedro Sánchez, se ha estrenado superando en valoración ciudadana al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, aunque ambos suspenden. Así, Sánchez obtiene una nota de 3,85 mientras que la de Rajoy es de 2,31, en un ránking en el que el líder más valorado es Uxue Barkos, la portavoz de Geroa Bai, con una puntuación de 4,12.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, no aparece porque su formación Podemos, no cuenta con representación en ninguna administración por no haberse presentado nunca a ningunos comicios en clave nacional.

Sánchez: "No me conformo"

Sánchez ha asegurado este miércoles que no se "conforma" con la valoración "positiva" que sobre su liderazgo ha arrojado el CIS, ni con el crecimiento "insuficiente" que atribuye a su partido, porque aspira a ganar las próximas elecciones generales.

"No me conformo, el PSOE no se conforma con crecer y seguir siendo la segunda fuerza", ha afirmado Sánchez en una rueda de prensa en Valencia, donde este miércoles se ha reunido la Ejecutiva Federal del partido para aprobar una declaración sobre regeneración democrática y con medidas contra la corrupción.

Sánchez ha recalcado que los socialistas aspiran a ser la alternativa del PP y ha asegurado que así lo va a demostrar "cada día", trabajando "de manera humilde, con esfuerzo y con determinación", para recuperar la "confianza perdida" y ser la primera fuerza política en noviembre de 2015.

Preguntado sobre si este sondeo puede apuntar a la necesidad de pactos del PSOE con otras fuerzas de izquierda, el secretario general ha recalcado que su partido "sale a ganar las elecciones" y para ello va a presentar su proyecto propio.

   Dicho esto, ha defendido que llegar a pactos con otras fuerzas políticas es "sano y positivo para la democracia", aunque ha recalcado que el PSOE es el único partido que puede ofrecer el "cambio seguro" que necesita España.