La auxiliar Teresa Romero ha dado negativo en el último análisis del ébola, según ha confirmado el Gobierno a través de un comunicado del Comité Especial para la gestión de esta enfermedad. Sin embargo, esto no significa que esté libre del virus, ya que requiere de una segunda prueba de confirmación, dentro de 24 o 48 horas.

"Cero carga viral", dijo la portavoz de la familia, Teresa Mesa, tras enterarse por los médicos que atienden a la paciente. Mesa también ha comentado que Romero sabe ya que ha dado negativo: "Tere casi me voy, me ha llegado a decir. Nos hemos puesto a llorar las dos hablando por teléfono", ha desvelado. También ha comentado que le transmitió que no se tenía que morir porque era muy joven.

Aunque ha dicho que hay que ser prudente, ha añadido que le consta que los médicos son muy optimistas, y creen que el segundo test dará también negativo.

Durante la mañana de este lunes la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, presidirá en La Moncloa la reunión del Comité Especial para la gestión de la crisis del ébola.

Mejoras en su estado

Sobre el estado de salud de Teresa, la portavoz ha asegurado que se encuentra muy bien, eufórica y con muchas ganas de que le den el alta. "Está espectacular, ya se levanta, come prácticamente de todo y está muy, muy bien", ha añadido al tiempo que ha comentado que tiene muchas ganas de salir y de "enfrentarse al mundo".

Romero ya se levanta y pasea por la habitación aunque todavía se cansa Mesa ha añadido que junto a Javier Limón, el marido de la auxiliar, intentará "preparar" a Romero y ha comentado que ella tiene "muchas ganas de dar explicaciones".

Ha avanzado que la semana que viene la podrán cambiar de planta hospitalaria y ha revelado que ya no tiene máscara de oxígeno. Además ha informado de que Romero ya se levanta y pasea por la habitación aunque todavía se cansa. Mesa le ha transmitido a la enferma que "toda España está con ella y que es una heroína".

La portavoz de la familia ha grabado en un vídeo a Javier Limón que agradece a todos la ayuda pero también anuncia que tomará todas las medidas legales que considere para dar a conocer la "chapuza" de la gestión del ébola.

No obstante, fuentes hospitalarias han remarcado que Teresa debería pasar algunas semanas más ingresada, ya que tiene afectados los riñones, el hígado y, sobre todo, los pulmones.

Primera contagiada de ébola en Europa

Teresa Romero lleva ingresada desde el pasado 6 de octubre en el hospital Carlos III de Madrid, donde entró con síntomas de la enfermedad, y finalmente se confirmó lo peor, convirtiéndose así en el primer caso de contagio de ébola fuera de África.

La auxiliar de enfermería fue una de las profesionales sanitarias que trató, como voluntaria, a los dos misioneros con ébola trasladados desde África: Miguel Pajares y Manuel García Viejo, ambos fallecidos. Fue durante la atención al segundo religioso cuando se produjo el contagio de Teresa, que empezó a sentir los primeros síntomas el 30 de septiembre, cinco días después del fallecimiento de García Viejo.

Durante su convalecencia ha sido tratada con diferentes fármacos experimentales: el ZMAB, una variante de ZMapp (con el que trataron a Miguel Pajares), Favirapir, que ataca directamente al virus y lo destruye y el suero elaborado con las defensas de la misionera Paciencia Melgar, que sobrevivió al virus. Uno de los momentos más críticos se vivió a los cuatro días de estar ingresada, cuando su estado de salud empeoró y se mantuvo durante días muy grave, pero estable.

Según indicó la semana pasada un miembro del Comité Científico, el brote de ébola en España habrá concluido el próximo 27 de octubre si no se registran más contactos positivos, fecha en la que habrán transcurrido 21 días desde el ingreso de la auxiliar.

Consulta aquí más noticias de Madrid.