Francisco Sosa Wagner
El eurodiputado Francisco Sosa Wagner, en la reunión de la ejecutiva de UPyD. EFE

El eurodiputado de UPyD y portavoz en el Parlamento Europeo por esta formación, Francisco Sosa Wagner, ha anunciado este viernes su decisión de renunciar al acta y volver a su cátedra en la Universidad de León, en respuesta a la decisión de Rosa Díez y del Consejo de Dirección de sustituirle en el cargo de portavoz por Maite Pagazaurtundua.

En una rueda de prensa ofrecida en León ha explicado que ha tenido que tomar esta decisión tras los "insultos" recibidos desde la dirección de su partido desde que hace varios meses publicó un articulo en prensa en el que propugnaba un acercamiento a Ciudadanos.

Además, el eurodiputado ha anunciado este viernes que deja la política, que renuncia a su acta en el Parlamento Europeo y que abandona esta formación para "recuperar la libertad".

Esa "simple sugerencia no acorde con los criterios de la dirección" ha "desencadenado episodios" de tensión dentro del partido, que se han cerrado con el anuncio del político afincado en León de renunciar al acta de eurodiputado, que comunicará la semana próxima en Estrasburgo, así como la baja en UPyD.

Ahora se coloca en su lugar a una persona "puesta a dedo" (Pagazaurtundua), que es "conocida en el ámbito de la lucha contra el terrorismo", pero a quien "le falta la experiencia" que él mismo tiene "acumulada" por los cinco años de la anterior legislatura europea, ha referido.

Sosa Wagner ha afirmado sentirse "tranquilo" porque considera que ha cumplido con su "deber" Las razones esgrimidas por el partido, según Sosa Wagner, para llevar a cabo la sustitución son las de "negligencia y falta de colaboración" aunque, en el primero de los casos, ha asegurado que sólo hace falta ver sus iniciativas en el Parlamento Europeo cuando estuvo "solo y sin poder" en el grupo mixto.

En cuanto a la supuesta falta de colaboración, ha afirmado que se "negó" a acudir a la última reunión del partido porque había reclamado una "satisfacción" a los "insultos y descalificaciones" que, según ha dicho, ha recibido por parte de Díez y de "dirigentes del partido" al plantear el acuerdo con Ciudadanos.

Además, Sosa Wagner había pedido que se le volviera a incorporar de la página web de UPyD, de donde había sido eliminado y, del mismo modo, ha afirmado que, aunque no acudió a la reunión, detonante final del desencuentro con el partido, sí envió un documento con su actividad en el Parlamento Europeo.

El eurodiputado ha afirmado que se precia de ser un "hombre libre" y de haber "defendido la propuesta fundacional" de UPyD. Pero, debido a esta situación, ha tomado la decisión de dejar la política y recuperar su actividad académica y la "libertad" para regresar a León, donde volverá a dar clases en la Universidad, como catedrático de Derecho.

Eso sí, ha defendido que su "deber" es "alertar" a los militantes que a partir de mañana podrán formalizar su candidatura a las primarias para conformar las listas de cara a las elecciones municipales y autonómicas del año próximo de la situación que él mismo ha vivido en el partido.

En este sentido, ha advertido de que los candidatos "permanecerán en sus puestos mientras no se aparten de los criterios de Rosa Díez y de la dirección del partido" porque "si en ellos anida la intención de discrepancia" sólo les basta ver su "ejemplo" para que "adviertan la suerte" que ha corrido.

Sosa Wagner ha afirmado sentirse "tranquilo" porque considera que ha cumplido con su "deber" dentro del partido y en sus funciones como eurodiputado, donde ha "trabajado mucho en circunstancias adversas". En cuanto a su futuro, ha asegurado que "por razones de edad" descarta embarcarse en nuevas "aventuras políticas". "Pueden estar tranquilos los españoles", ha ironizado.

Sustituto en Bruselas

Será otro de los críticos a la dirección de UPyD, Enrique Calvet, que llegó a acusar a la dirección de haber convertido el partido en "uno más de la casta", quien ocupará el escaño en el Parlamento Europeo que deja vacante Sosa Wagner.

Enrique Calvet, que iba en el puesto número cinco en la candidatura europea, es uno de los principales impulsores de un movimiento interno para forzar la celebración de un Consejo Político extraordinario que permita a UPyD afrontar un proceso de "regeneración" y que cuenta, según él, con un centenar de apoyos dentro.

Calvet, que pertenece al Comité Económico y Social Europeo, un órgano auxiliar de la UE, criticó hace unos días a la dirección, en una entrevista con Efe, por haber "descafeinado" el mensaje original de UPyD hasta el punto de estar llevando a esta fuerza política a la desaparición si no se ponía remedio inmediato.

También, como Sosa Wagner, dedicó descalificaciones bastante duras contra el círculo de Rosa Díez, al que responsabiliza de haber hecho de UPyD un partido "poco amable, controlador y con poca democracia interna".

Fue miembro de la Oficina de Buenas Prácticas de UPyD hasta el pasado septiembre, pero fue apartado del cargo cuando decidió ponerse al frente de este movimiento para promover un consejo político extraordinario, según explicó.

Su currículum político incluye haber sido presidente del Consejo General de Ciutadans, pero, al contrario que Sosa Wagner, es de los que rechazan completamente la idea de pactar con el partido de Albert Rivera.