Ucrania y Rusia no han logrado un acuerdo sobre el gas

  • Ucrania y Rusia han acordado los parámetros básicos para un nuevo contrato de gas, según anunció este viernes el presidente ucraniano.
  • Poroshenko habló de "progresos concretos, pero moderados, en materia de gas", asunto que enfrenta a Kiev y Moscú desde hace varios meses.
  • Los líderes europeos destacan que la reunión ha sido "positiva".
El presidente ruso, Vladimir Putin (izda), se reune con el primer ministro italiano, Matteo Renzi (centro) y el presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, para discutir la crisis en Ucrania en Milán (Italia).
El presidente ruso, Vladimir Putin (izda), se reune con el primer ministro italiano, Matteo Renzi (centro) y el presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, para discutir la crisis en Ucrania en Milán (Italia).
EFE/Daniel Dal Zennaro

Ucrania y Rusia no han logrado un acuerdo definitivo para el arreglo del contencioso sobre las importaciones y el tránsito del gas ruso, aseguró este viernes Petró Poroshenko, presidente ucraniano, tras reunirse en Milán con su colega ruso, Vladímir Putin. Poroshenko expresó su confianza en alcanzar el acuerdo durante la reunión que tendrá lugar el próximo 21 de octubre con mediación de la Unión Europea.

Poroshenko había hablado antes de "progresos concretos, pero moderados, en materia de gas", asunto que enfrenta a Kiev y Moscú desde hace varios meses, e incluso había dicho que habían "acordado los parámetros básicos del contrato".

La víspera, durante una visita a Belgrado, Putin advirtió con reducir el suministro de gas natural a Europa, en caso de que Ucrania desvíe el flujo para su consumo interno de los gasoductos de tránsito por su territorio. Rusia ya cortó el flujo de gas hacia Ucrania el pasado 16 de junio, tras la disputa con Kiev sobre una deuda acumulada por los suministros de ese combustible que, según Moscú, supera ya los 5.000 millones de dólares.

Durante algunos meses de invierno de 2006, 2008 y 2009 se produjeron las conocidas como "guerras del gas", en la que las desavenencias entre Moscú y Kiev por el precio del carburante desembocaron en cortes en el suministro por parte de Rusia.  "Espero que llegaremos a un acuerdo y pondremos el punto final a esa cuestión", indicó el jefe del Kremlin.

El pasado 26 de septiembre Moscú y Kiev sellaron un pacto en Bruselas que obliga a Ucrania a pagar antes de fin de año 2.430 millones de euros a Rusia por consumos previos. Las partes también se comprometieron a esperar a la sentencia del Tribunal de Arbitraje de Estocolmo para resolver el contencioso del precio.

Esta semana el ministro de Energía ruso, Alexandr Novak, rebajó de 2.000 millones a 1.454 millones de dólares la cantidad que Kiev debe pagar en una primera transferencia para que Moscú reanude los suministros. En respuesta, Kiev propuso prorrogar hasta marzo de 2015 el plazo de pago de los 3.100 millones de dólares y reducir de 5.000 millones a 4.000 millones los metros cúbicos de gas que importará de Rusia durante el invierno, precisó Novak.

"Rusia debe retirar las tropas"

Poroshenko aseguró también que todos los participantes en la reunión de Milán apoyaron la implementación del Memorándum dePaz de Minsk, incluido la celebración de elecciones en las zonas bajo control rebelde. "Las partes abogaron firmemente por la implementación del Memorándum de Minsk y centrarán sus esfuerzos en la aplicación de esos 12 puntos", aseguró Poroshenko, citado por la Presidencia ucraniana.

El británico Cameron, afirmó que Rusia debe retirar las tropas y las armas de Ucrania y reconocer la legitimidad de unas elecciones celebradas en la exrepública soviética y, si esto no sucede, la Unión Europea (UE) mantendrá las sanciones contra el Kremlin. Cameron calificó de "positiva" la reunión mantenida. "Putin dijo claramente que no quiere un conflicto en el que se divida a los ucranianos. Pero si ese es el caso, Rusia debe sacar las tropas y retirar sus armas del territorio ucraniano, respetar todos los acuerdos y reconocer solo la legitimidad de unas elecciones ucranianas", dijo Cameron a los medios.

"Si esto no sucede la UE claramente debe mantener la presión y las sanciones para evitar que se produzcan este tipo de conflictos en el continente", prosiguió.

Por su parte, el primer ministro italiano, Matteo Renzi, aseguró que "podemos ser positivos tras esta reunión", aunque pidió "tiempo" y seguir "en esta dirección de cooperación". Según indicó, en esta reunión se enfatizó la "importancia de implementar los acuerdos de Minsk" entre el Gobierno ucraniano y los separatistas prorrusos, alcanzados el pasado 5 de septiembre.

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, señaló que la reunión fue "buena" y que en ella se acordó "implementar el protocolo de Minsk, un acuerdo esencial". También señaló que es necesaria la verificación del alto el fuego, tener elecciones locales en el este de Ucrania "con total respeto de la ley ucraniana" y "controlar y verificar la situación en las fronteras".

Barroso dijo que "habrá otras reuniones en las que se discutirá en detalle cómo implementar ese amplio acuerdo", y añadió que se ha ofrecido a continuar las conversaciones sobre energía y, por ello, este viernes se celebrarán en Milán reuniones de expertos comunitarios, rusos y ucranianos de cara a "encontrar una solución al problema energético entre Ucrania y Rusia".

"Nadie puso en cuestión la necesidad de respetar completamente la soberanía de Ucrania y, también, respetar por supuesto el principio de no tener un nuevo conflicto en Europa", señaló. "Esperamos que estos acuerdos puedan confirmarse y otorguen una base constructiva para unas discusiones abiertas y francas", concluyó Barroso.

Amenaza previa de Putin

El encuentro vino precedido de unas declaraciones del presidente ruso en las que amenazó con reducir el suministro de gas natural a Europa si Ucrania desvía el flujo para su consumo interno desde gasoductos de tránsito por su territorio.

Putin, siguiendo la línea de los comentarios de los líderes europeos, instó a Ucrania y a los separatistas prorrusos a implementar "lo antes posible" el Memorándum de Paz de Minsk, tras reunirse en la ciudad italiana de Milán con el líder ucraniano, Petró Poroshenko. "Lamentablemente, el acuerdo no se cumple en su totalidad, tanto por parte de los representantes de Kiev como de Novorrosía (zona bajo control separatista)", dijo Putin en una rueda de prensa retransmitida en directo por la televisión pública rusa.

Putin subrayó que la vía para solucionar el conflicto de Ucrania radica en el Memorándum de Minsk suscrito y que incluye la creación de una zona de seguridad sin armamento pesado de 30 kilómetros. En particular, llamó a ambos bandos a crear "lo antes posible" una línea de separación en el marco de esa zona desmilitarizada, "lo que posibilitará el cese definitivo" de los ataques contra la población civil.

Putin reconoció que hay razones para que ambos bandos incumplan el alto el fuego y citó el hecho de que en algunas localidades los milicianos siguen combatiendo para proteger a sus familias. Aseguró también que la ley de autogobierno promulgada anoche por Poroshenko, que concede tres años de autonomía a los separatistas prorrusos en el este de Ucrania, "es un paso en la buena dirección".

La reunión, organizada por el Gobierno italiano, tuvo lugar en la Prefectura de Milán durante la cumbre del foro Asia-Europa (ASEM), que concluye este viernes en la ciudad italiana.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento